Salud materno-infantil / Casi 6000 recién nacidos fallecen anualmente

Cada año mueren 308 mujeres por complicaciones en el parto

El Ministerio de Salud presentó un plan estratégico para revertir la situación en el país

Fabiola Czubaj

LA NACION

Por primera vez en los últimos años, funcionarios del Ministerio de Salud admitieron abiertamente ayer que la disminución de la mortalidad materna e infantil en el país es insuficiente. De hecho, presentaron un plan estratégico para revertir una tendencia que coloca al país en el puesto 125° de una lista de 189 posiciones, según la estimación de la tasa de mortalidad de menores de 5 años de edad.

Cada año, en la Argentina mueren 308 mujeres por complicaciones en el parto y 5964 bebes en los primeros 28 días de vida. Un informe realizado en marzo por la Sociedad Argentina de Pediatría y Unicef reveló que hasta el 60% de esas muertes de recién nacidos podrían evitarse con medidas muy sencillas que los médicos, obstetras, ginecólogos y enfermeros no pueden desconocer.

Por otro lado, la desigualdad que existe entre las provincias y dentro de ellas en el acceso a la información, a la prevención y a la atención de la salud impidió alcanzar los Objetivos del Milenio establecidos por las Naciones Unidas. Esas metas, que no se cumplieron para 2000, no sólo llaman a los países a reducir la mortalidad materno-infantil para 2015, sino también unificar y actualizar los criterios de educación oportuna, prevención, diagnóstico y atención.

"En los últimos 20 años, la tendencia en el país no mejoró. Hubo un descenso muy solapado de la mortalidad materno-infantil, y por eso no podemos decir que estemos peor, pero esa reducción fue muy lenta. Si no se modifica el curso, 2015 nos encontrará en la misma dirección", comentó a LA NACION la doctora Zulma Ortiz, especialista en salud de Unicef Argentina, al finalizar la conferencia de prensa.

Minutos antes, durante la presentación del informe Estado Mundial de la Infancia 2009, el representante adjunto de Unicef, doctor Ennio Cufino, había asegurado: "La Argentina tuvo el descenso de la mortalidad materno-infantil más lento y problemático de la región. Llamamos la atención porque a pesar de la gravedad que tiene la mortalidad materna e infantil no recibe la atención adecuada. En general, son mujeres de bajos ingresos, de áreas rurales y necesidades básicas insatisfechas. En definitiva, muertes que no llaman la atención".

Por su parte, el doctor Juan Carlos Nadalich, secretario de Promoción y Programas Sanitarios del Ministerio de Salud, reconoció que no sólo hay deficiencias en la accesibilidad al sistema de salud, sino también en la calidad de los servicios. "Es cierto que la fragmentación del sistema de salud en un país federal como el nuestro dificulta su funcionamiento, lo que profundiza las grandes brechas entre las provincias", dijo.

Hoja de ruta

El llamado Plan Estratégico para la Reducción de la Mortalidad Materna e Infantil 2009-2011 ya cuenta con la adhesión de los ministros de las 24 provincias. Su diseño fue consensuado por las sociedades científicas, como las de pediatría, ginecología y obstetricia. Unicef supervisará su ejecución.

"Apuntará a monitorear que se cumplan las condiciones obstétricas y neonatales esenciales (anestesia, quirófano, sangre segura, ambulancia propia, resucitación cardiopulmonar) en las 100 maternidades principales del país para garantizar que sean realmente seguras -indica el documento-. Asimismo, se reorganizarán las unidades de cuidados intensivos neonatales para que los recursos se utilicen racionalmente y permitan bajar la mortalidad neonatal equitativamente" en todo el país.

El plan promueve también el alta hospitalaria conjunta de la madre y el bebe a las 48 horas del parto. En ese período, especialistas de neonatología y ginecología deberán garantizar que madre e hijo salgan del hospital con las vacunas recomendadas (rubeola y tétanos para la madre y BCG y hepatitis B para el bebe), programar las consultas recomendadas a la semana y a los 28 días del parto, además de promover la lactancia exclusiva los primeros 6 meses de vida del bebe. En la Argentina, eso sólo ocurre en el 20% de los bebes, según confirmó ayer la doctora María Luisa Ageitos, consultora de Unicef y vicepresidenta de la Fundación Sociedad Argentina de Pediatría (Fundasap).

"La situación exigía un parate y pensar en común cómo solucionarlo", aseguró la doctora Elsa Andina, directora médica de la Maternidad Ramón Sardá. El control del plan se realizará a través de las Unidades Ejecutoras Provinciales, que deberán informar los datos estadísticos por fichas del Sistema Informático Perinatal (SIP). En 2007, por ejemplo, hubo 700.792 nacidos vivos, mientras que el SIP registró apenas 155.440 embarazos en el país.

Las previsiones indican que si el Ministerio de Salud cumple lo prometido para los próximos dos años, la cantidad de muertes maternas no debería superar los 91 casos por año, y la cantidad de decesos infantiles hasta el año de vida debería bajar de 9310 a 5950 casos. Es decir que la tasa de mortalidad materna debería pasar de 4,4 a 1,3 por cada 100.000 partos y la de mortalidad infantil, de 13,3 a 8,5 por cada 1000 nacidos vivos.

"Cuando las cosas no van bien, se necesita un plan estratégico que habla de una emergencia. Evidentemente, hay factores que están apurando las decisiones políticas en salud materno-infantil", agregó Ortiz.

300

Veces más riesgo de morir

• Es el que tiene una mujer de un país en desarrollo con respecto a una de un país desarrollado.

1 de 530

Corre riesgo de morir en el país

• En Chile es 1 de 3200; en Uruguay, 1 de 2100; en Paraguay, 1 de 170, y en Irlanda, 1 de 47.600.

6000

Mujeres por año con lesiones

• Por cada mujer que muere en el país durante el embarazo o el parto. A veces, tienen consecuencias graves.

Fuente: Diario «La Nación», Sección “Ciencia/Salud”, 28 de mayo de 2009.

 

             

                               adnlinea.gif (9163 bytes)