Ya hay más de 40 mil donantes de médula ósea

 

Por: Pilar Ferreyra

 

En seis años, más de 40.000 argentinos tomaron una decisión solidaria: inscribirse como futuros donantes de células de su médula ósea para salvar la vida de pacientes, de cualquier lugar del mundo, que necesiten un trasplante para sobrevivir a una enfermedad que podría apagar su vida.

Las células de médula ósea son las encargadas de fabricar la sangre. Por ese motivo, cuando una persona se enferma de leucemia, anemia aplástica, linfoma, mieloma, presenta errores metabólicos o su organismo produce un déficit inmunológico, muchas veces los médicos indican un trasplante. "Durante un trasplante de células de médula ósea se reemplaza el sistema de reproducción de la sangre", explicó la directora técnico y administrativa del Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas, Adriana Onofri.

Hasta el 1° de abril de 2003, cuando se creó el registro, sólo se habían hecho dos trasplantes de médula ósea en la Argentina. Los pacientes debían viajar al exterior y pagar fortunas para recibir un trasplante. Pero desde la creación del registro, y en seis años, hubo al menos 700 búsquedas de donantes.

"No todas las búsquedas concluyen en un trasplante. Muchas veces los pacientes se curan con el tratamiento y los médicos suspenden el pedido o lo postergan, otros son efectivamente trasplantados y algunos pacientes mueren antes de realizarlo", describe el director del registro argentino que depende del Incucai, Víctor Hugo Morales.

El registro de células madre de médula ósea del Incucai forma parte de la red internacional que agrupa a 54 registros de 40 países con más de 12 millones de donantes en el mundo. "Sólo se puede recibir un trasplante de médula ósea de un donante cuyo código de fabricación de la sangre (células de médula ósea) sea genéticamente idéntico. El 25% de los hermanos de los pacientes que necesitan un trasplante tienen una compatibilidad genética del 100%. Pero el 75% de los hermanos, no. Por eso es tan importante estar en red con los registros de otros países del mundo y, sobre todo, que más y más personas tomen conciencia de la importancia de transformarse en un potencial donador", señaló Morales.

Mediante el trabajo del registro no sólo una persona recibe un trasplante de médula ósea en forma gratuita sino que, de no estar en el país el donante, se trae el trasplante de cualquier otro país del mundo.

¿Quiénes pueden ser donantes? Toda persona de entre 178 y 55 años, en buen estado de salud, con un peso mínimo de 50 kilos y en condiciones de donar sangre. No debe poseer antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiosas.

 

Fuente: Diario «Clarín», Sección “Sociedad”, 15 de junio de.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)