Reconstruyen el rostro de dos chicos usando células madre

 

Tienen 13 y 14 años y padecían de un síndrome poco común que afecta los tejidos.

 

Por: Juan Carlos Algañaraz

 

Por primera vez en Europa, cirujanos de Barcelona consiguieron reconstruir la cara de dos chicos que tenían graves malformaciones utilizando una terapia con células madre.

La intervención, que se realizó con todo éxito y sin que se presentaran efectos secundarios, tuvo lugar en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. Los profesionales médicos de distintas especialidades pertenecían a los servicios de Cirugía Plástica y Quemados, y de Cirugía Pediátrica y Anestesiología.

Un adolescente -Jaume, de 13 años- y una chica de 14 años padecían del llamado Síndrome de Parry-Romberg, que produce un deterioro progresivo de la piel y los tejidos blandos del rostro, generalmente en la mitad izquierda de la cara.

Es un síndrome raro, entre cuyos síntomas se destacan la caída del cabello, manchas en el rostro, fuertes dolores faciales, convulsiones y atrofias en la piel y en los músculos.

El síndrome, cuyas causas se desconocen, afecta sólo a entre 3 y 5 niños de cada 100 mil, y se suele presentar en las dos primeras décadas de vida, sobre todo en chicas y antes de los 8 años. El mal también se caracteriza por un desgaste de los tejidos blandos y disfunciones neurológicas con pequeños ataques de corazón y dolor que irradia a pómulos, nariz y boca.

Jaume explicó a los periodistas que la operación ha significado "un gran cambio" y que comenzó a experimentar la enfermedad cuando tenía cinco años. Ahora, "he comenzado a recuperar la sensibilidad en la cara", indicó aliviado.

Joan Pere Barret, que es el jefe del servicio de Cirugía Plástica y Quemados del hospital, precisó que la evolución de los dos pacientes "es excelente, aunque habrá que esperar un año, por lo menos, para conocer los resultados definitivos".

La nueva técnica con células madre, que no sólo genera volumen sino que regenera tejidos y consigue una mejor simetría facial, sólo se puede aplicar una vez que se tiene constancia de que la enfermedad ya está estabilizada, explicó el doctor Pere Barret.

Los especialistas extrajeron células madre y regenerativas adultas de la grasa de los dos jóvenes pacientes, efectuando punciones milimétricas en sus abdómenes, para aspirar el tejido adiposo por medio de cánulas de liposucción.

Este material fue procesado, y a partir de la grasa se extrajeron células madre estomacales, las más puras y con mayores propiedades regenerativas, que se mezclaron otra vez con el tejido adiposo, que fue reimplantado inmediatamente en los dos pacientes.

La intervención se prolongó durante cinco horas. "No es muy complicada desde el punto de vista técnico", puntualizó la cirujana Elena Aranda, quien forma parte del equipo que realizó la operación. A otros dos adolescentes se les están realizando estudios para determinar si pueden ser sometidos a esta técnica reparadora.

Los profesionales señalaron que "el objetivo de la nueva técnica es regenerar enfermedades congénitas con la mínima agresión quirúrgica posible. Sería posible, aunque falta investigar esta alternativa, utilizarla para reparar la piel en casos de grandes quemaduras. También se comentó que en el hospital Doce de Octubre de Madrid ya se utilizó una técnica similar para reconstrucción mamaria y para la mejora de la función cardíaca en miocardio.

 

Fuente: Diario «Clarín», Sección “Sociedad”, 15 de junio de 2009.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)