La prevención del cáncer

Un cambio de hábitos es la mejor fórmula para evitar esta enfermedad, causante de una de cada ocho muertes en el mundo

Día tras día, las informaciones científicas demuestran que hay muchos tipos de cáncer que están encontrando cura. Una de las conclusiones es, entonces, de vital importancia: el 40 por ciento de los cánceres puede evitarse con un cambio de hábitos.

En efecto, es constante el avance que se está haciendo para encontrar una solución para los distintos tipos de cáncer que se conocen -una de cada ocho muertes en el mundo se debe a algún tipo de cáncer-, lo que marca un contraste increíble con épocas anteriores, en las cuales no se podía ni mencionar que alguien padecía esta enfermedad. Por ello, es tan importante que se divulguen las medidas para prevenir los principales factores de riesgo. Estas son sencillas y practicables, y consisten en no fumar, no exponerse exageradamente al sol, moderar el consumo de alcohol, consumir una dieta sana, hacer actividad física y protegerse de las infecciones.

Precisamente, una de las conclusiones del informe anual de la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) es que, cuando se cumple el objetivo de crear más conciencia, el riesgo de desarrollar cáncer se puede reducir también a edades tempranas, porque con la adopción de estos hábitos saludables recomendados entre adolescentes y jóvenes, se evitarían cuatro de cada diez cánceres.

De todas maneras, es evidente que la mejor forma de que los cambios de hábitos saludables se extiendan entre la población es que los Estados impulsen las legislaciones necesarias; por ejemplo, limitar el consumo de alcohol y el de tabaco. Pero las limitaciones a ambos comportamientos son aún escasas: el tabaco todavía es legal y el alcohol, a pesar de todo lo que se ha hecho, sigue siendo consumido en grandes cantidades, específicamente por la población más joven.

En la Argentina, lamentablemente, las recomendaciones de la UICC no han tenido demasiada repercusión. En el caso específico del tabaco, el Congreso no ha ratificado todavía el convenio marco para su control, ni sancionó una ley ciento por ciento libre de humo para proteger a los no fumadores y reducir el consumo.

Es alentador, sin embargo, que el ministro de Salud, Juan Manzur, haya vuelto a referirse recientemente a la creación del Instituto Nacional del Cáncer para mediados de este año, porque el gobierno nacional ha decidido encarar la patología del cáncer como una política central, una prioridad de Estado. En este nuevo instituto se articularán áreas de investigación, prevención, tratamiento y cuidados paliativos, dado que, según las últimas estadísticas, el 20 por ciento de los fallecimientos que ocurren en el país son por algún tipo de cáncer.

Finalmente, se hace evidente que una de las medidas más efectivas en la lucha contra esta enfermedad, que aqueja cada año a millones de personas en el mundo, sigue siendo una práctica constante en la divulgación de la información, incluidos los mismos médicos que no son especialistas en oncología y que, por ello, no están al tanto del enorme camino recorrido por la ciencia para su tratamiento y, en muchos casos, para su curación definitiva.

Fuente: Diario «La Nación», Sección “Opinión”, 12 de marzo de 2010.

             

                               adnlinea.gif (9163 bytes)