Otro caso de eutanasia en Europa: ahora Italia autoriza a morir a una mujer

 

La Corte de ese país permitió que se le retire la alimentación artificial a una mujer que lleva 16 años en coma. Hace dos días, en el Reino Unido, le otorgaron el derecho a morir con dignidad a una adolescente.

 

A sólo dos días que se conociera el caso de Hannah Jones, una adolescente británica que pidió tener una muerte digna, la eutanasia reapareció en Europa. Esta vez, en Italia donde la Corte Suprema autorizó a que se le retire la alimentación artificial a un mujer de 37 años que está en coma irreversible desde 1992.

El fallo hace lugar a un pedido del padre de Eluana Englaro que está en estado vegetativo hace 16 años a raíz de un accidente de tránsito y pone fin a la larga batalla que comenzó en 1999 cuando Beppino Englaro pidió por primera vez a la Justicia de su país que desconectaran a su hija.
Con esta decisión, el máximo tribunal permite por primera vez en Italia facilitar la muerte a una persona en coma irreversible y rechaza el recurso presentado por la Fiscalía de Milán contra una sentencia anterior que lo había autorizado.


La Audiencia Provincial de Milán autorizó el pasado julio que se interrumpieran los tratamientos que mantienen viva a Eluana, tal y como demanda su padre, Beppino Englaro, que hace más de diez años insiste en los tribunales para que se deje morir a su hija, ante lo que considera un ensañamiento terapéutico. "Esta sentencia es la confirmación que vivimos en un Estado de derecho", afirmó Englaro tras conocer el fallo.

El tribunal de Milán se había basado en testimonios de familiares y amigos para decidir el destino de Eluana. Estos defendieron que la "extraordinaria visión de la vida" de la mujer era "irreconciliable" con la pérdida total e irreversible de las facultades psíquicas y con la supervivencia "sólo biológica de su cuerpo".

El padre de Eluana retirará a su hija del instituto donde se encuentra asistida por monjas desde el 7 de abril de 1994 y será trasladada a una clínica donde pasará las últimas horas de vida.

Tras la noticia se han desencadenado numerosas reacciones por parte del mundo político y de varios sectores de la sociedad, que en estos años de batalla legal se han mostrado divididos.
"El Supremo autoriza el primer homicidio de Estado en nombre del pueblo italiano", dijo el diputado de la Unión de Demócratas Cristianos y de Centro, Luca Volont, quien criticó a los magistrados de apoyar "sentencias bárbaras y homicidas".

Marco Cappato, eurodiputado italiano por el Partido Radical, uno de los que más lucha por la introducción de la eutanasia, la sentencia "se limita a aplicar la Constitución" que prevé que "nadie sea obligado a un determinado tratamiento sanitario". El Vaticano había calificado la medida de "monstruosidad inhumana y un asesinato".

 

Fuente: Diario “Clarín” Sección “Sociedad”, 13 de enero de 2009.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)