Revelan cómo algunos virus producen cáncer

 

El hallazgo podría mejorar la detección precoz y el posterior tratamiento.

 

Por: LA VANGUARDIA. ESPECIAL

 

Un equipo científico internacional dirigido por Manel Esteller, del Institut Català d'Oncologia (ICO), ha descubierto cómo algunos virus evolucionan en el interior del cuerpo humano hasta causar un cáncer.

La investigación, se asegura, permitirá mejorar la detección precoz y el tratamiento de gran parte de los cánceres causados por virus. En conjunto, este tipo de cánceres originados en virus causan más de un millón de muertes al año en todo el mundo.

Los virus investigados por el equipo científico fueron los más comunes, algunos presentes en la mayor parte de la población. "Nos hemos centrado en dos virus del papiloma, que pueden causar cáncer de cérvix; en el de la hepatitis B, que en algunos casos lleva a cáncer de hígado; y en el de Epstein-Barr, del que somos portadores el 90% de la población, y que puede llevar a linfomas o a cánceres nasofaríngeos", explicó ayer Esteller.

Los investigadores se preguntaron por qué sólo una minoría de los portadores de estos virus desarrollan cáncer. La respuesta es que, cuando se la infección se hace crónica, la actividad genética de los virus cambia.

Pero no cambia el genoma de los virus sino su epigenoma (hay que apuntar esta palabra porque será una de las próximas revoluciones de la biomedicina). Es decir, aunque los genes son los mismos, se producen cambios en su entorno que inactivan a algunos de estos genes.

"Es como si los virus se disfrazaran", explicó Esteller. "Nuestro sistema inmunitario deja de reconocerlos porque sus genes ya no producen las proteínas que los delataban. Sin embargo, mantienen activos otros genes con capacidad de causar cánceres".

El disfraz está formado por unas estructuras químicas llamadas grupos metilo. Según los resultados de la investigación presentada en la revista Genome Research, a medida que una infección vírica avanza hacia un cáncer, más grupos metilo se añaden al genoma del virus.

Una primera consecuencia del descubrimiento es que se podrían detectar muy precozmente los cánceres causados por virus analizando estos grupos metilo, lo cual "es relativamente sencillo y asequible", señala Esteller.

La segunda consecuencia es que fármacos capaces de retirar los grupos metilo podrían convertirse en tratamientos efectivos contra estos cánceres. Dos de estos fármacos están ya comercializados en Europa y han demostrado su eficacia frente a dos cánceres de la sangre. Si se confirma que también son eficaces ante cánceres causados por virus, "podríamos tener nuevos terapias para estos cánceres antes de cinco años", afirma Esteller.

 

Fuente: Diario «Clarín», Sección “Sociedad”, 11 de febrero de 2009.

 

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)