Polémica en Italia

Dramático testimonio sobre el fin de Eluana

Pesaba 40 kilos y estaba irreconocible

Elisabetta Piqué
Corresponsal en Italia

ROMA.- Eluana Englaro estaba "irreconocible" respecto de las fotos que todos conocen, y verla en su cama de la clínica La Quiete "fue devastador".

Al día siguiente de la muerte de Eluana, que permaneció 17 años en coma y cuyo caso reavivó la polémica sobre la eutanasia, comenzaron a revelarse terribles detalles del estado en el que se encontraba. Englaro falleció luego de que el sábado pasado se le interrumpiera la alimentación artificial, de acuerdo con una sentencia que el gobierno de Silvio Berlusconi intentó impedir hasta el final.

"Eluana no murió de muerte natural, fue asesinada", dijo ayer Berlusconi al acusar al presidente de izquierda Giorgio Napolitano por el desenlace del caso.

Según una periodista de la RAI, Marinella Chirico, que pudo verla el domingo, Eluana estaba muy lejos de ser esa mujer que "hasta podría tener hijos" de la que había hablado el premier Berlusconi.

"Estaba totalmente irreconocible, era una mujer completamente inmóvil, que los enfermeros estaban obligados a mover cada dos horas para evitar que su cuerpo se llenara de llagas", dijo Chirico.

"Era una situación devastadora", añadió la reportera, que, como seguía desde hace años el caso, mantiene una estrecha relación afectiva con la familia Englaro. De hecho, ésta le ofreció ver a Eluana cuando desde el gobierno de Berlusconi comenzó a ponerse en duda el estado real de la mujer de 38 años, que había sufrido en 1992 un accidente automovilístico.

"Como la polémica seguía creciendo y Beppino [el padre de Eluana] estaba muy angustiado porque no le creían cuando decía que su hija estaba en condiciones desesperadas, querían que la viera un periodista, pero también alguien de confianza", explicó Chirico.

Otros detalles del estado de la mujer los brindó el Corriere della Sera que, sobre la base de revelaciones del padre, escribió que Eluana pesaba menos de 40 kilos y que tenía los brazos y las piernas encogidas. Agregó que sólo podía yacer de lado porque con el vientre hacia arriba podía ahogarse por los líquidos que le fluían de su estómago atrofiado, y que permanecía apoyada sobre el lado derecho del cuerpo, lo que le causaba llagas y laceraciones en la piel, que tenía hasta en la cara. Además, se le habían afilado las facciones del rostro y los párpados permanecían medio cerrados en forma casi constante.

"Lo sé, sería el arma atómica. Viendo las fotos de cómo es hoy Eluana muchas personas callarían", había dicho el padre antes de la muerte de su hija. Beppino Englaro batalló judicialmente más de diez años para cumplir con la voluntad de su hija de no seguir viviendo como un vegetal, tal como le había revelado poco antes de entrar en coma.

El Corriere también reveló que en la región del Friuli, donde queda Udine, la ciudad donde murió Eluana, su padre, tildado por algunos "un verdugo", deberá moverse con escoltas.

A la espera del resultado de la autopsia, trascendió que Eluana será enterrada en la tumba que tiene su familia en el pueblo de Paluzza. Aunque aún no hay fecha, no habrá ceremonia fúnebre, sino tan sólo una bendición.

Fuente: Diario «La Nación», Sección “Exterior”, 11 de febrero de 2009.

 

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)