Un método más seguro para crear células madre

 

Permite generarlas sin tomarlas de embriones humanos y sin utilizar virus en su producción.

 

Por: Valeria Román

 

Hace más de 10 años, científicos consiguieron aislar y cultivar células madre, que servirían para reemplazar a las dañadas por enfermedades como el mal de Parkinson o el Alzheimer. Pero aún no están disponibles como terapias y uno de los mayores obstáculos es que esas endiosadas células son más eficaces cuando se las deriva de embriones humanos, una cuestión que despierta la protesta de sectores anti-abortistas.
La cuestión es entonces superar el dilema. Ahora, y por primera vez en el mundo, se consiguió sortear el uso de células madre derivadas de embriones con un método más seguro. Lo lograron científicos canadienses y británicos que hallaron la manera de reprogramar células de la piel tomadas de adultos para volverlas células madre parecidas a las embrionarias.
"Es un avance elegante", dijo a Clarín ayer el neuropatólogo y jefe de investigación y docencia del Instituto Fleni, Gustavo Sevlever, quien trabaja en el tema de las células madre. Este nuevo método es más sencillo y menos peligroso que los que estaban desarrollándose".
Científicos, empresarios y pacientes tienen sus esperanzas centradas en las células madre por su capacidad de ser pluripotentes. Esto significa que son capaces de generar diferentes tipos de células que podrían suplantar a las dañadas, sin perder la compatibilidad. El desarrollo entonces de la "ciencia de las células madre" fue lento. Mucho más lento de lo que se esperaba.
"La polémica que se armó por la oposición de los grupos antiabortistas y el freno que le puso el ex presidente Bush al prohibir los fondos federales para este tipo de investigaciones, retrasó el avance del campo de las células madre", afirmó Sevlever.
En 2006, Shinya Yamanaka, de la Universidad de Kioto, en Japón, reportó que había reprogramado células de la piel de ratón hacia el estado embrionario. Lo hizo al introducir cuatro genes en las células, a través de un virus. "Pero los virus en el organismo podrían desencadenar algunas complicaciones".
Lo que hicieron ahora Andreas Nagy, de Canadá y Keisuke Kaji, de la Universidad de Edinburgo, en el Reino Unido, es introducir esos genes en células de piel humana y de ratón y las reprogramaron, pero no utilizaron virus como vehículos. Usaron, en cambio, un "transposón", que es una secuencia de ADN. Esta opción –reportada en la revista Nature– sería menos peligrosa para los pacientes, aunque todavía necesitan estudiarla más.

 

Fuente: Diario «Clarín», Sección “Sociedad”, 03 de marzo de 2009.

 

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)