Eligen embriones para que dos bebés no sufran cáncer

 

Por: Juan Carlos Algañaraz

 

Después del éxito extraordinario obtenido con un bebé que salvó la vida de su hermanito mediante la implantación de células madre, las autoridades sanitarias de España autorizaron ayer, por primera vez, el uso de técnicas de selección genética para luchar contra el cáncer.

Diecinueve parejas habían presentado solicitudes para que se les aplicaran técnicas de selección genética de embriones a la comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida. Ayer, la entidad autorizó que se utilizara la aplicación del Diagnóstico Genético Preimplantacional para asistir a dos parejas con graves antecedentes.

Respecto del caso de cáncer de mama analizado por la Comisión "se detectó la mutación del gen denominado BRCA1 en los antecedentes familiares y se había constatado la elevada penetrabilidad de este cáncer, causante de varias muertes en diferentes generaciones de una misma familia. También se analizó y autorizó el uso de esta técnica en un caso de cáncer hereditario de tiroides, afectado por el Gen MEN-2ª.

Hasta ahora estas técnicas para prevenir tumores solo se utilizaron en Gran Bretaña por lo que España se pone a la vanguardia en este tipo de aplicaciones científicas. Las técnicas hasta ahora solo se autorizaron para enfermedades neurodegenerativas hereditarias como la distrofia muscular o la enfermedad de Huntington.

Según un artículo de la Ley de Reproducción Humana Asistida, aprobada por el parlamento español, se autoriza el uso del diagnóstico genético preimplantacional en el caso de aquellas "enfermedades genéticas graves, precoces y sin tratamiento".

Un comunicado del Ministerio de Sanidad y Política Social informa que sólo el 5% de todos los casos de cáncer de mama son hereditarios, y lo mismo sucede con el cáncer de tiroides, en los que se detecta el Gen MEN-2A, esta enfermedad se da únicamente en una de cada 35.000 personas.

El primer "bebé de diseño" español nació el 12 de octubre en Sevilla. Javier vino al mundo con la misión de ayudar a salvar a su hermano Andrés, de 5 años, con una anemia congénita severa. Su cordón umbilical, libre de la enfermedad hereditaria, fue usado para hacerle un trasplante a Andrés, quien ahora se recupera con gran rapidez. La suya se trataba de una enfermedad hereditaria incurable. Antes, relató su madre, estaba en muy malas condiciones y debía someterse constantemente a tratamientos complicados.

Fuente: Diario «Clarín». Sección “Sociedad”, 22 de abril de 2009.

 

             

                               adnlinea.gif (9163 bytes)