Uso público de las células madre

 

Los enormes avances de la biología contemporánea están abriendo nuevos horizontes en materia de curación de enfermedades, pero también originan problemas bioéticos que deben ser enfrentados con prudencia, previsión y razonabilidad de parte de las autoridades administrativas.

Con cierta demora, el INCUCAI ha suplido un vacío legal en materia de utilización de células madre provenientes de la sangre del cordón umbilical, estableciendo su uso público, por lo cual las que se conserven a partir del dictado de esa resolución podrán destinarse a cualquier paciente de la Argentina o del exterior.

Sin duda que es importante que exista una regulación pública en la materia, pero una vez más se ha tomado esta determinación luego de más de un lustro de vacilaciones y, además, lo resuelto se hizo sin consultar a los bancos privados de células madre y generando preocupación entre los depositarios de esas instituciones.

La situación generada es compleja, ya que los ocho bancos privados de células madre del país conservan unos veinte mil cordones umbilicales, una cantidad muy superior a los mil setecientos que guarda el único banco público del país, que funciona en el Hospital Garrahan.

Ahora, entonces, es necesario fomentar y ampliar la capacidad de almacenamiento de los bancos públicos y contemplar adecuadamente una realidad que da cuenta de la existencia de bancos privados desde hace seis años.

El INCUCAI estableció el uso público de las células madre. La decisión cubre un vacío legal pero crea una situación compleja. Es necesario ampliar la capacidad de los bancos públicos.


 

Fuente: Diario «Clarín», Sección “Opinión”, 27 de abril de 2009.

 

             

                               adnlinea.gif (9163 bytes)