Ya se debate en España la nueva ley de aborto libre

 

El gobierno socialista impulsa el proyecto. Y ahora se inicia el trámite parlamentario.

 

Por: Juan Carlos Algañaraz

 

En un avance histórico hacia las posiciones más progresistas en materia de interrupción del embarazo, el gobierno español aprobó ayer un anteproyecto de ley que convierte al aborto en un derecho de las mujeres a la "maternidad libremente decidida". Esto supone que, después de 24 años de la vigente ley, el aborto queda completamente despenalizado y las decisiones sobre esa intervención ya no quedarán tuteladas por el Estado, los jueces o los médicos.

Sólo la mujer decidirá. El viejo lema del movimiento feminista se hará por fin realidad: "El aborto es cosa suya". Será una decisión libremente adoptada por las mujeres sin necesidad de dar justificación hasta las primeras 14 semanas. Para practicarlo hasta la semana 22, debe existir un grave riesgo para la vida o salud de la madre. Después de ese límite tiene que autorizar la intervención un consejo médico que declare que existen malformaciones incompatibles con la vida del feto.

Hasta ahora, el aborto quedaba despenalizado en sólo tres casos: riesgo para la salud física o psíquica de la madre, sin plazos (la razón utilizada en más del 90% de los casos), por violación, que sólo puede practicarse en las primeras 12 semanas del embarazo, y por malformación del feto, que puede hacerse durante las 22 primeras semanas de gestación.

La edad de las mujeres para tomar la decisión de abortar libremente desciende de los 18 a los 16 años por los que esas menores no necesitarán del consentimiento de sus padres o tutores. Ninguna mujer podrá ser sancionada penalmente por una interrupción voluntaria del embarazo. Si contraviene los plazos que indica la ley se le impondrán multas de acuerdo a la gravedad de la trasgresión.

Los médicos que incumplan las disposiciones podrán ser sancionados con multas e inhabilitación para el ejercicio profesional.

La iniciativa del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero está contenida en el proyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva que obliga a los servicios sanitarios a efectuar una atención completa y gratuita a los procedimientos que detalla la nueva legislación.

Comienza ahora una tramitación parlamentaria que, como ha sucedido anteriormente, estará acompañada de una fuerte polémica con la Iglesia católica apoyada por las organizaciones de la derecha española, entre ellas el Partido Popular, que ya se manifestó contrario a este proyecto.

A fines de este año o principios del próximo se produciría la votación parlamentaria y por las expresiones favorables de los grupos políticos, menos los conservadores, se entiende que los socialistas lograrán que se apruebe.

La vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó después de la reunión del Consejo de Ministros que el anteproyecto "está definido por los derechos, garantías, seguridad y respeto que pretenden salvaguardar la dignidad de las mujeres".

El propósito de la nueva norma legal es ofrecer más garantías jurídicas a las mujeres "a las que se reconocen plenamente sus derechos" y también a los profesionales "que tendrán normas claras sobre cómo y cuándo practicar las intervenciones".

La vocero del partido popular, Soraya Saénz de Santamaría criticó la reforma porque ofrece a los jóvenes, indicó, el mensaje de que pueden considerar el aborto "como un anticonceptivo más y esto nos preocupa".

La Iglesia católica está desarrollando una intensa campaña desde que los socialistas anticiparon el contenido de la nueva legislación. A finales de marzo, se produjeron manifestaciones multitudinarias en más de cincuenta ciudades españolas organizadas por entidades antiabortistas y la conferencia episcopal española.

Los socialistas insisten con que la nueva legislación adopta medidas y plazos que ya están vigentes en varios países europeos. Por año, se practican unos 112.000 abortos en España, de los cuales 6.000 se realizan a menores de 18 años, 500 de ellas adolescentes con menos de 15 años.

Hace pocos días el gobierno anunció que las mujeres podrán comprar "la píldora del día después", que se ingiere con posterioridad a una relación sexual sin precauciones contra el embarazo. No hará falta receta ni tampoco ninguna limitación de edad para comprar el fármaco por unos 20 euros.

La Iglesia y las fuerzas conservadoras denuncian que "la píldora del día después" es un abortivo que fomentara la práctica del sexo sin ninguna precaución.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardon, del Partido Popular, anunció que los servicios de salud del Ayuntamiento no dispensarán la píldora sin receta médica.

Fuente: Diario «Clarín», Sección “El Mundo», 15 de mayo de 2009.

 

             

                               adnlinea.gif (9163 bytes)