Un hígado artificial

Si de nueva tecnología se trata, otro flamante ejemplo es el hígado artificial adquirido recientemente por el Hospital Italiano. El equipo de origen alemán será utilizado como "puente", para que los pacientes con insuficiencia renal que aguardan un trasplante puedan esperar más y llegar en mejor estado al mismo.

"Este sistema de soporte hepático extracorpóreo funciona del mismo modo que los aparatos de diálisis que permiten suplir la función de detoxificación del riñón en pacientes renales, pero para pacientes en donde lo que no funciona es el hígado", dijo a LA NACION el doctor Adrián Gadano, jefe de la Sección Hepatología del citado hospital.

Durante el tratamiento, que dura entre 6 y 8 horas, se hace circular la sangre del paciente a través del equipo -de nombre Prometheus -, donde modernos sistemas de filtrado retienen las toxinas presentes en el plasma y la albúmina, que luego retornan al paciente.

"Los estudios realizados a la fecha, que son pocos ya que se trata de una tecnología nueva, muestran que en promedio puede duplicar el tiempo en que un paciente con insuficiencia hepática severa puede permanecer en espera del trasplante."

Además, agregó el doctor Gadano, "no sólo permite que más pacientes lleguen al trasplante, sino que en algunos casos de hepatitis fulminante podría permitir que el hígado se recupere sólo, evitando la necesidad de realizar un trasplante de hígado":

Fuente: Diario «La Nación», Sección “Ciencia/Salud”, 21 de abril 2010.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)