Autorizan a abortar a 7 meses de la gestación

El caso se judicializó; el bebe iba a morir

Dario Palavecino

Corresponsal en Mar del Plata

MAR DEL PLATA.- A tono con un fallo anterior de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y decidido a resguardar la salud física y psíquica de la madre, un juez de esta ciudad autorizó a una mujer de 32 años someterse a un aborto ante la certeza de que el bebe que avanzaba ya hacia los siete meses de gestación no tiene expectativas de sobrevida debido a que sus órganos dejaron de desarrollarse.

El recurso llegó a los tribunales hace dos meses, cuando transcurría el quinto mes del embarazo y los médicos confirmaron que estaban frente a un caso del denominado síndrome de válvula de uretra posterior, cuadro que, además, implica riesgo inminente de muerte fetal intrauterina. El pasado viernes, el juez Alberto Vidal, a cargo del Tribunal en lo Civil y Comercial N°11, autorizó la interrupción de ese embarazo, medida que se llevó a la práctica en el Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil (Hiemi) casi 24 horas después de conocido el fallo.

"Entiendo que resulta irrelevante la patología que presenta el feto, debiendo centrarse la mirada en las consecuencias que dicha afección causa, esto es la imposibilidad de vida del nasciturus fuera del seno materno", señala el magistrado en su sentencia

Vidal firmó la resolución luego de escuchar las posturas del Comité de Bioética del Hospital Privado de la Comunidad y de especialistas del Hiemi que, en ambos casos, avalaban el pedido de la joven embarazada.

"Se considera criteriosa la solicitud de la paciente y de su grupo familiar respecto de la interrupción del embarazo", dice el informe firmado por el doctor Carlos Musticchio, jefe del Servicio de Obstetricia del Hiemi que, a partir de los estudios realizados, concluyó que en caso de llegar a un parto "la posibilidad de sobrevida del recién nacido es nula".

José Luis Zerillo, abogado que llevó adelante el planteo de la mujer, cuestionó la demora que tuvo la práctica del aborto porque los médicos requirieron la orden de un tribunal. "Sometieron a mi clienta a un largo proceso judicial para buscar algo que no está prohibido por ley", dijo a LA NACION. Habló de una "doble mortificación", ya que a la pérdida de su bebe y los riesgos para su propia salud debió sumar estos casi dos meses de espera del fallo.

"La muerte intrauterina era una posibilidad con riesgo para la madre", explicó el abogado.

Fuente: Diario «La Nación», Sección Información General, 16 de junio de 2010.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)