La nueva ley española

La nueva ley estipula que las mujeres no necesitarán de ninguna autorización, patrocinio legal, del estado o médico para interrumpir el embarazo en las primeras 14 semanas y necesitará una autorización hasta la semana 22 si existen riesgos para la salud de la madre o de malformación del feto.

Después de la 22 semanas, y ya con una intervención de un consejo médico, el aborto sólo podrá producirse si se detecta en el feto una enfermedad “grave o incurable”.

El punto más controvertido autorizaba la interrupción del embarazo desde los 16 años sin que la mujer tuviera que informar a sus padres. Al final se estableció la obligatoriedad de informar de la intervención al menos a uno de los padres.

Fuente: Diario «Clarín», Sección “Sociedad”, 06 de julio de 2010.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)