La donación de órganos marcó en junio un récord histórico

Hubo 61 donantes reales. En lo que va del año, ya se concretaron 585 trasplantes.

Nunca como en junio, el mes que acaba de terminar, se han registrado tantos donantes de órganos en el país: 61 personas participaron en el último mes de este aporte por la vida, lo que marca un nuevo récord. La cifra, difundida el viernes pasado por el Gobierno, permite sumar en lo que va de 2.010, 245 donantes, gracias a quienes ya se efectuaron 585 trasplantes de órganos en el año.

“La marca alcanzada constituye un hito importante que nos llena de satisfacción, pero a la vez nos hace reflexionar sobre la necesidad de insistir con el concepto de que la decisión de donar órganos es un puente tendido a la multiplicación de la vida”, remarcó Juan Manzur, ministro de Salud de la Nación.

Del total de trasplantes realizados en el primer semestre del año, 363 fueron renales, 130 hepáticos, 34 cardíacos, 30 renopancreáticos, 21 pulmonares, 2 intestinales, 2 hepatorrenales, 2 hepatointestinales y 1 cardiopulmonar.

También se concretaron más de 437 trasplantes de córneas, teniendo en cuenta los 171 donantes de tejidos.

Los donantes que permitieron la disponibilidad de órganos y tejidos provinieron de establecimientos hospitalarios de todo el país.

Según explicó a Clarín el titular del Incucai, Carlos Soratti, el crecimiento fue impulsado en gran parte por la implementación de protocolos que permiten reconocer la muerte como punto de partida hacia la generación de donaciones de órganos. “El reconocimiento de la muerte provocada por daño neurológico agudo en las unidades de terapia intensiva es lo que permite iniciar un proceso de donación y trasplante”, dijo Soratti.

A pesar del crecimiento de donantes y, consecuentemente, de trasplantes, la lista de espera sigue siendo demasiado alta respecto del nivel de donaciones, un escollo que, por ejemplo, tuvo al ídolo popular Sandro esperando mucho tiempo hasta conseguir un órgano y ser trasplantado hace seis meses.

“La sociedad tiene una actitud mayoritariamente positiva. Estamos convencidos, pero debemos recrear estrategias sanitarias que conduzcan a una mayor capacidad de respuesta y esto significa mejorar el acceso al trasplante”, admitió Soratti, y agregó: “Por eso estamos convencidos de que la implementación de programas de calidad en los servicios asistenciales que tratan pacientes críticos es la llave que conduce a una mayor generación de donantes en el sistema sanitario”.

“Argentina es un modelo regional por su capacidad instalada en términos de recursos humanos calificados y estructura sanitaria para potenciar los trasplantes, pero nos siguen faltando donantes para reducir la lista de espera”, coincidió Manzur, y abogó por “multiplicar la conciencia solidaria para que miles de argentinos puedan acceder a trasplantes que mejoren su calidad de vida”.

Fuente: Diario «Clarín», Sección “Sociedad/Salud”, 07 de julio de 2010.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)