"Todos tenemos una fecha de caducidad"

Josep Garriga

El Pais

MADRID.- Pionero en España de la fecundación in vitro -fue padre del primer bebe probeta, en 1984-, Santiago Dexeus continúa a los 75 años atendiendo en la clínica Tres Torres de Barcelona. Con un discurso exento de estridencias, pero sin tapujos, este ginecólogo defiende el derecho de toda mujer a concebir, incluso a edades avanzadas. Pero pone límites: los 50 años.

-¿Por qué las mujeres han ido retrasando la edad de ser madres?

-Porque han salido de la cocina y quieren tener su vida profesional. Y también influye la crisis económica, que golpea más a las mujeres que a los hombres. Antes, el esquema era: dos sueldos y compartir las tareas que conlleva un hijo. Ahora es la mujer la que renuncia al trabajo para regresar a ese esquema tradicional -mejor dicho reaccionario- de estar metida en casa.

-¿Qué riesgos fisiológicos comporta ese retraso?

-La fertilidad femenina disminuye a medida que pasan los años. Pero no hay que ser tremendistas, porque una señora de 35 años tiene las mismas probabilidades de convertirse en madre que una chica de 22. Sin embargo, a partir de los 40 es posible una disminución natural de la fertilidad. Y el hecho de querer tener un hijo le provoca angustia. Todas las parejas, cuando acuden a la consulta con el especialista, tienen una carga emocional negativa muy fuerte.

-Pero a veces se va retrasando tanto que se llega tarde...

-Es que ahora el hecho de tener un hijo se planifica mucho. No es como antes. Y a veces no se encuentra el momento oportuno. Hasta que no se puede aplazar más y entonces se presentan dificultades desde el punto de vista clínico. Hay que medicar y eso no es lo natural. Y si algunas pruebas fallan, aumenta la angustia. También crea angustia no decir la verdad: hay que decir las cosas claras. Si no hay solución, aceptar que no la hay.

-Cuando una mujer, por ejemplo de 45 años, acude a su consulta porque quiere ser madre, ¿piensa en otros condicionantes, por ejemplo que cuando el hijo sea adolescente los padres estarán jubilados?

-No. Yo animo a las parejas a tener hijos porque pienso que la vida es muy variable. Todos tenemos fecha de caducidad y no sabemos cuándo. Ahora, si la mujer tiene 50 años ya no la aceptamos. Y ha habido casos de mujeres de 60 años que yo los considero aberrantes y totalmente absurdos. Igual, estos casos esconden frustraciones o tendencias no muy recomendables para ser madres. Es una actitud egoísta.

-¿Le representa algún problema ético que una mujer de cierta edad quiera ser madre?

-Cada vez menos. Con los años uno se da cuenta de que esos principios tan laboriosamente pensados en la vida chocan con la realidad y explotan. Y pueden pasar dos cosas, la tragedia o la comedia: yo prefiero la comedia. Pero ya le he dicho que la edad máxima para concebir son los 50 años.

Fuente: Diario «La Nación», Sección “Información General”, 08 de octubre de 2010.

 

                                                adnlinea.gif (9163 bytes)