La ONU quiere evitar 36 millones de víctimas por año en el mundo

Es la segunda vez en su historia que fijará pautas en un problema de salud pública.

Por Adriana Santagati

Es una epidemia global. Y para frenarla, se necesita una acción también global. Con esa idea, la Organización de las Naciones Unidas convocó a la primera Reunión de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles (ENT), que se hará hoy y mañana en Nueva York conjuntamente con su Asamblea General. Es la segunda vez en la historia que la ONU organiza una cumbre de líderes mundiales para tratar un problema de salud pública: sólo lo había hecho, en 2001, con el VIH/sida, otra epidemia global.

Cada año, las enfermedades no transmisibles o prevenibles matan a 36 millones de personas y son responsables de dos de cada tres muertes en el mundo. El objetivo de la reunión, de la que participarán altos funcionarios de todos los estados miembros, es terminar de delinear un documento que establezca pautas generales que cada país deberá aplicar luego en su territorio. Este año se realizaron ya varias reuniones preparatorias –como las de México y Moscú– para consensuar un borrador que, se espera, será el que los presidentes firmen mañana.

La máxima autoridad de la delegación del Ministerio de Salud argentino es el viceministro Eduardo Bustos Villar. El ministro Juan Manzur no fue, se informó, por un tema “de agenda”, ya que participará de la próxima reunión anual de la Organización Panamericana de la Salud, que se hará a fin de mes. Desde Nueva York, Bustos Villar le dijo a Clarín que además de establecer recomendaciones y políticas públicas para que cada país alcance consensos con la industria local, el documento abordaría también la cuestión de los recursos para lograr financiar la prevención y no sólo la atención médica.

“Las enfermedades infecto-contagiosas no tienen fronteras y las prevenibles tampoco, ya que la globalización nos afecta a todos porque se va transmitiendo la cultura de una alimentación no saludable, consumo de alcohol e inactividad física”, aseguró el funcionario. El Mapa de las Enfermedades No Transmisibles que, a propósito de la cumbre, difundió la Organización Mundial de la Salud el jueves, lo ratifica. Al igual que en Argentina, a nivel global los problemas cardiovasculares van primeros: provocan el 48% de los 36 millones de fallecimientos anuales. El cáncer es responsable del 21%, las enfermedades respiratorias del 12%, y la diabetes, del 3%.

La investigación revela también la elevada estadística de fallecimientos “prematuros”: más de 9 millones se producen en personas menores de 60 años y el 90% de estas muertes jóvenes ocurren en países de ingresos bajos y medios. Aunque las ENT están vinculadas en principio a los países desarrollados, “en los países pobres es donde la mortalidad aumentó con más fuerza”, señaló en la presentación del mapa Douglas Bettcher, uno de los responsables de lucha contra el tabaquismo en la OMS.

El antecedente del sida, hace una década

Por Mariana García

El 7 de julio de 2000, el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas declaró que el VIH/sida era una amenaza mundial y que los conflictos armados habían exacerbado la epidemia. Para entonces, en el mundo vivían 27 millones de personas con el virus.

Aquella reunión fue la primera vez que el Consejo de Seguridad discutía un problema sanitario. Allí se adoptó la resolución 1308, que alertaba sobre la grave amenaza que constituía el virus. En ella, el Consejo de Seguridad se declaraba “profundamente preocupado por el alcance de la pandemia del VIH/sida en todo el mundo” y reconocía que “la propagación del VIH/sida puede tener un efecto singularmente devastador en todos los sectores y niveles de la sociedad”.

Casi un año después, el 27 de junio de 2001, los jefes de Estado se reunieron durante el periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas y eligieron al VIH-sida como tema central de la reunión. En esa cumbre, la primera dedicada a un tema de salud pública, se emitió una declaración en la que se alertaba sobre los graves sufrimientos que la epidemia estaba provocando. Ese llamado quedó plasmado en la Declaración de Compromiso en la Lucha contra el VIH/sida, que estableció pautas de acción a nivel mundial para intentar revertir la epidemia y además obligaba a los estados miembros a enviar informes cada dos años sobre sus progresos en la lucha contra la enfermedad.

El año pasado, se realizó otra Reunión de Alto Nivel sobre sida. Según datos de 2010 de Onusida, las nuevas infecciones están decayendo y en 33 países la incidencia del VIH bajó un 25% entre 2001 y 2009.

Fuente: Diario “Clarín”, Sección Sociedad- Salud. 19 de septiembre de 2011.

 

                                                adnlinea.gif (9163 bytes)