Alquiler de vientre: la lucha por ser padres, en primera persona

 

POR GRACIELA GIOBERCHIO

Juan De Gregorio y su mujer fueron los primeros en lograr inscribir en el país a una nena gestada en un útero prestado. Y ahora él escribió un libro con su historia.

Este libro cuenta una historia de amor y valentía. Sus protagonistas son una pareja con mucha convicción, una mujer gestante con una enorme solidaridad, una abogada "valiente" y una jueza que actuó rápido y honró las leyes. El final, una beba feliz (B.M. son las iniciales de su nombre) y papás súper felices. El libro se llama "La fuerza de un deseo" y es un conmovedor relato personal del primer caso legal de subrogación de un vientre en Argentina.

Su autor, Juan De Gregorio (44), narra en primera persona y paso a paso, la experiencia de ser el papá de una nena gestada en un vientre prestado. "Es una fuente de inspiración a todo aquel que persigue un sueño", propone desde la tapa de su primer libro, que editó él mismo. Ya está a la venta y lo presentará el 22 de octubre a las 18.45, en Dain Usina Cultural, Nicaragua 4899, en Palermo.

El 26 de junio, Clarín publicó en exclusiva esta historia. Hacía apenas unos días había terminado la batalla legal que permitió que Juan y su mujer, Maica Moraes (40), pudieran inscribir a la beba como hija propia. Es el primer fallo judicial sobre "maternidad subrogada" en la Argentina, antes de que esta figura se incorpore al nuevo Código Civil, que aún espera por ser aprobado. La beba fue concebida en el vientre de una amiga de la mamá que, desinteresadamente, se ofreció para gestar el embrión, fruto de la pareja. Nunca antes la Justicia había intervenido en el caso de un bebé concebido en un vientre sustituto en el país. Y mucho menos, había ordenado la inscripción de la niña como hija de sus padres biológicos (porque el óvulo y el esperma son de la pareja). Hasta ahora sólo se conocían casos de vientres alquilados en países que tienen legislación específica.

Juan y Maica se casaron en 2006. Desde entonces buscaron cumplir el sueño de ser padres. Ella perdió dos embarazos; el segundo alcanzó los seis meses de gestación y en una delicada intervención, en la que estuvo en riesgo su vida, perdió el útero, aunque pudo conservar los ovarios. El libro arranca con esa operación a la que Juan llama "el tsunami" y es el punto de partida de la primera parte del libro que se titula "El tobogán hacia las tinieblas". Hasta ese momento, Maica había perdido un embarazo, le habían diagnosticado trombofilia y había pasado por dos inseminaciones artificiales que no prosperaron. Después, "en forma inesperada y natural", destaca Juan, Maica quedó embarazada por segunda vez. Pero todo se complicó. En la semana 20, un estudio advirtió que la beba tenía varias malformaciones. Juan sintió que ingresaron en un "túnel", en un "pozo profundo". Y fue la propia naturaleza quien detuvo los latidos de la beba. Maica fue sometida a esa delicada intervención, que le originó una hemorragia interna, con consecuencias pulmonares, la urgencia de 45 dadores de sangre y imposibilidad de volver a engendrar. Dolor. Angustia. Duelo.

A pesar de todo, la pareja no bajó los brazos e intentó buscar otros caminos para poder ser padres. Pensaron en la adopción y se anotaron en el registro nacional. Y también comenzaron a averiguar en qué países y cómo se puede llegar a la subrogación de vientres. Es que la única alternativa que les quedaba era acudir a una fertilización in vitro: unir los óvulos de Maica con el esperma de Juan y transferir ese embrión a un vientre prestado.

Con esa búsqueda se inicia la segunda parte del libro: "Cuando el sol empieza a salir". Encuentran que hay legislación sobre vientres subrogados en Estados Unidos, Canadá, India y Brasil, entre otros países. Además de sus altísimos costos, Juan describe en detalle las incertidumbres que les plantean cada una de esas posibilidades.

Es entonces cuando aparece la propuesta altruista de Caro, una amiga de Maica. Una mujer de 40 años, separada, con dos hijos adolescentes y en pareja. En adelante, la historia se enriquece con anécdotas, cuotas de humor y un desfile de médicos, psicólogos, familiares y amigos que aportan su granito de arena en la fortaleza del vínculo que entablan los tres y la beba que comienza a gestarse.

"Yo la visitaba junto a Maica todos los fines de semana, fundamentalmente los sábados. Llegábamos para la hora del almuerzo. Ella almorzaba en la cama y nosotros también. Maica sentada a su lado y yo a los pies. Las tardes de sábado eran muy interesantes. Generalmente eran tardes de película. Solíamos comprar una o dos películas y las veíamos sentados los tres en la cama", cuenta Juan en una parte del relato. En otro pasaje describe: "Era muy simpático ver a Maica salir corriendo a conseguir productos extraños que calmaran los antojos de Caro. Zapallos en almíbar y mango fueron los primeros pedidos. Levité de pomelo, galletitas marineras, empanadas canastita, arroz con pollo, tortas (que no sean de chocolate) eran sus mayores preferencias. Nos gustaba mimarla, después de todo no queríamos que nuestra bebé viniera con un mango dibujado en su carita..."

B.M. nació por cesárea el 19 de abril de 2012. Pesó 3 kilos. Maica y Juan presenciaron el parto. La beba nunca tuvo partida de nacimiento, sólo el certificado de nacimiento: como manda la ley argentina, Caro figuró como su mamá y Juan su papá. Con la presentación de un análisis de ADN reclamaron luego a la Justicia la verdadera identidad de la beba y pidieron un cambio en la partida de nacimiento: que se anote a Maica como su mamá. Un año y pico después, la jueza Carmen Bacigalupo, del juzgado civil 86, le otorgó al matrimonio la maternidad subrogada. Fabiana Quaini, la especialista en derecho internacional de familia, es "la abogada valiente" que los asesoró.

"Probablemente tengas ganas de leer estas líneas en unos años", escribe Juan en una de las últimas páginas del libro convertida en "Carta a B.M.". "Y en este libro -sigue- encontrarás una parte muy importante y fidedigna de tu historia".

Fuente: Diario  Clarín, sección Sociedad, 18 sep. 13

 

 

                                                            adnlinea.gif (9163 bytes)