Aborto no punible: del dicho al hecho

POR MERCEDES CAVALLO, DIRECTORA DEL AREA DE DERECHOS SOCIALES DE LA ASOCIACION POR LOS DERECHOS CIVILES (ADC)

En un fallo histórico, la Corte Suprema de Justicia se pronunció sobre el alcance del permiso para el aborto en casos de violación, establecido en el art. 86, inciso 2, del Código Penal. Esta sentencia viene a clarificar un aspecto de la norma que, por muchos años, generó controversias e impidió a numerosas mujeres abusadas el acceso a un aborto legal y seguro. Tan sólo este año trascendieron dos casos de niñas violadas a las que se les impidió o dificultó el acceso a un aborto no punible, una en Entre Ríos y otra en Esquel.

El pronunciamiento reafirmó que el aborto está permitido en todos los casos de violación (sin importar la capacidad de la mujer) y que no se requiere autorización judicial previa para la práctica de un aborto no punible. Si algo nos aporta este fallo es que el aborto en caso de violación es un derecho que asiste a las mujeres desde 1921.

Es importante resaltar que los efectos del fallo son inmediatos . El hecho que haya provincias que aun no cuenten con protocolos no es obstáculo para que los médicos practiquen los abortos.

La exhortación de la Corte a las autoridades nacionales y provinciales a implementar y hacer operativos protocolos hospitalarios para la efectiva atención de los abortos no punibles no debe utilizarse como una barrera para el acceso a los mismos. Esto significa que los profesionales de los sistemas de salud deben atender debidamente y practicar las interrupciones de embarazo a toda mujer que manifieste haber sido violada . Lo mismo se aplica a los operadores del sistema judicial, que deben rechazar sin más trámite cualquier intento de judicialización.

Los protocolos son ventajosos porque ayudarían a eliminar las barreras administrativas y uniformarían prácticas dentro de los hospitales. Pero no son indispensables para permitir la intervención médica, cuya responsabilidad profesional ya está cubierta por la sentencia de la Corte . En otras palabras, los profesionales médicos no pueden alegar la falta de protocolos para practicar las interrupciones de embarazo.

Cabe señalar que en relación a la adopción de protocolos tampoco hay un vacío procedimental . De hecho, el Ministerio de Salud de la Nación ya cuenta con la Guía Técnica de Atención Integral de Abortos No Punible (que está disponible en la página web del Ministerio http://www.msal.gov.ar/saludsexual/aborto y articula mecanismos que permitan resolver, sin dilaciones y sin consecuencia para la salud de la solicitante , los eventuales desacuerdos que pudieran existir, entre el profesional interviniente y la paciente, respecto de la procedencia de la práctica médica requerida.

La Corte ha dictado una sentencia meticulosa, clara y asertiva en defensa de los derechos de las mujeres. No dejó zonas grises ni aspectos para revisar.

Autoridades nacionales y provinciales deben hacer efectivo este fallo.

Ya no hay excusas de ningún tipo para el incumplimiento del derecho al aborto no punible.

Fuente: Diario Clarín, Sección Opinión – Debate, 17 de marzo de 2012.

 

                                                adnlinea.gif (9163 bytes)