Más de un día en el quirófano para separar a dos siamesas

Hazaña médica en los Estados Unidos.Fue una cirugía compleja por la gran cantidad de órganos afectados. Duró 26 horas. Las bebas evolucionan bien.

Se necesitaron 26 horas y un equipo de 26 profesionales para separar a hermanitas siamesas de 10 meses. La histórica y compleja intervención fue en el hospital Infantil de Texas, Houston. Los médicos son cautos, pero a la vez optimistas sobre la evolución de las bebas.Knatalye Hope Mata y Adeline Faith compartían la pared torácica, los pulmones, una parte del revestimiento del corazón, el diafragma, el hígado, el colon, los intestinos y el área pélvica. La operación fue la semana pasada, pero estaba planificada desde antes del nacimiento de las bebas, en abril del año pasado.

El equipo estuvo formado por 12 cirujanos, 6 anestesiólogos y 8 enfermeras quirúrgicas. "La operación representaba un gran reto, ya que las niñas comparten diversos órganos, pero estamos muy satisfechos sobre cómo están evolucionando -explicó el cirujano jefe Darell Cass-. Somos optimistas y creemos que saldrán adelante".

El especialista contó que es la primera vez que una separación de estas características -por la cantidad de órganos afectados y ser muchos de ellos vitales- termina bien. Los profesionales se prepararon durante meses para la cirugía, y hasta llegaron a construir los órganos en 3D para hacer simulaciones.

Las niñas están en una situación estable, pero crítica. Se espera que sigan en cuidados intensivos dos meses más, antes de someterlas a nuevas operaciones.

"Cinco horas después de que comenzara la operación, la presión sanguínea de Adeline cayó y el equipo médico tuvo que bombear su corazón manualmente y resucitarla. La niña se recuperó entre cinco y ocho minutos después. Ver a las niñas salir de la sala de operaciones como pacientes distintas, en camillas distintas, lo que implica que empezaban sus propias vidas independientes fue más emocionante e impactante de lo que esperaba. Literalmente me llenó los ojos de lágrimas", dijo Cass.

"Estamos muy agradecidos a todos los cirujanos y todos los que se preocuparon por nuestras hijas y les dieron la oportunidad increíble para vivir vidas separadas", dijo por su parte Elysse Mata, madre de las bebas. "Sabemos toda la planificación y el tiempo que llevó esta cirugía y somos muy afortunados de estar en un lugar como el Texas Children, donde tenemos acceso a los cirujanos y los cuidadores que han hecho de este sueño una realidad. También queremos expresar nuestro agradecimiento a todas las personas que han orado y prestado apoyo a nuestra familia estos diez meses", agradeció la mamá.

Knatalye y Adeline nacieron el 11 de abril de 2014 en la semana 31 de gestación. Sus padres ya tenían un hijo de 5 años, Azarías. La familia ya sabía por una ecografía de rutina que eran gemelas y que estaban unidos. Desde que nacieron, Knatalye y Adeline fueron atendidas por un equipo de especialistas en la unidad de cuidados intensivos neonatales del Hospital Infantil de Texas. En diciembre, fueron sometidas a una cirugía de 5 horas en la que les colocaron expansores de tejido dentro de su pecho y abdomen. Los expansores tisulares ayudaron a estirar la piel de las bebas en preparación para su cirugía de separación. Por ahora, seguirán en el hospital al cuidado de un equipo de especialistas hasta su alta.

 

                                          adnlinea.gif (9163 bytes)