Está en coma, pero por ser Testigo de Jehová no puede recibir ayuda médica.

Pablo Albarricini fue baleado en un robo que lo dejó en terapia intensiva; necesita una transfusión de sangre para salvarse, pero firmó un documento que lo impide.

Un hombre, Testigo de Jehová, fue baleado y está en coma, pero no puede rebir la transfusión de sangre que necesita por motivos religiosos. Foto: Captura de pantalla de T.V

Pablo Albarracini, de 38 años, sufrió la inseguridad en carne propia al ser baleado en un robo en el que recibió cinco disparos en el cuerpo y uno en la cabeza; sobrevivió pero está en coma y su lucha continúa, aunque para salvarse necesita una transfusión de sangre que, a causa de un testamento que realizó como Testigo de Jehová , no puede recibir de parte de los médicos. La justicia avaló el documento, y su padre, Jorge, lucha contra el tiempo y por todos los medios para revertir el fallo judicial.

La Justicia determinó que Pablo firmó "directivas anticipadas" en donde expresa ser Testigo de Jehová y no aceptar "transfusiones de sangre completas, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas o plasma bajo ningún concepto, aunque el personal médico las crea necesarias para salvar la vida". La Justicia argumentó que la Ley de Derechos del Paciente permite dejar directivas anticipadas "salvo las que impliquen desarrollar prácticas eutanásicas". Y que rechazar una transfusión "no busca el suicidio sino mantener incólumnes las ideas religiosas que profesa".

Jorge, el padre Pablo, presentó una medida cautelar urgente para que la justicia autorice las transfusiones, y, en una primera instancia, el juez Horacio Maderna Echegaray la autorizó con estas palabras: "Considero que debo hacer lugar a la medida peticionada, es decir, autorizar las transfusiones de sangre necesarias para salvarle la vida al paciente , que no puede tomar decisiones propias. Dado su estado de salud, no se debe permitir el suicidio lentificado".

Peor luego la mujer de Pablo, también Testigo de Jehová, fue al hospital con el acta firmada por su marido. "Los médicos no lo transfundieron y el juez tuvo que ir a la clínica. Ahí habló con gente de la congregación y decidió suspender la medida que él mismo había dictado por la mañana para darles la oportunidad de apelar. Mientras tanto, Pablo sigue luchando por su vida", detalló Mariana Gallego, abogada del padre.

La ley 26.509 de "Derechos del Paciente en su relación con Profesionales de la Salud", sancionada en el 2009, indica: "Toda persona capaz mayor de edad puede disponer directivas anticipadas sobre su salud, pudiendo consentir o rechazar determinados tratamientos médicos, preventivos o paliativos, y decisiones relativas a su salud. Las directivas deberán ser aceptadas por el médico a cargo, salvo las que impliquen desarrollar prácticas eutanásicas, las que se tendrán como inexistentes.

Anoche, la esposa de Pablo logró impedir que lo transfundieran. El papá de Pablo, en cambio, dijo que no iba a abandonar a su hijo por una religión. "Prefiero que se salve y se enoje, aunque el día de mañana no me salude", dijo..

Fuente: Diario La Nación, Sección Sociedad, 18 de mayo de 2012.

 

                                                adnlinea.gif (9163 bytes)