Ponen trabas a las cirugías anticonceptivas gratuitas

POR VALERIA ROMÁN

Ligadura de trompas y vasectomías. Lo denuncia un informe elaborado por varias ONG. El Ministerio de Salud admite que hay restricciones para acceder a las intervenciones. Por ley están garantizadas desde 2006.

20/05/12

En la Argentina, las mujeres y los varones con más de 18 años tienen garantizado por ley el acceso gratuito a las cirugías para no tener hijos. Se trata de la ligadura de trompa de Falopio para ellas, y de las vasectomía para ellos. Sin embargo, hay trabas que dificultan el acceso a esos métodos anticonceptivos, según denunció el Consorcio Nacional de Derechos Reproductivos y Sexuales (Conders) a través de un documento al que tuvo acceso Clarín .

Las trabas identificadas por el Conders (www.conders.org.ar), que es una coalición de ONG, también fueron comprobadas a través de un estudio de investigadores del Conicet y el Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires y admitidas por el Ministerio de Salud de la Nación .

La ley que reconoce el derecho a las cirugías gratis (tanto en el sector público como privado) fue sancionada en 2006 por el Congreso. Sólo requiere que la persona interesada firme su consentimiento. No es necesario que su pareja autorice la operación, ni tampoco que intervenga el director del hospital. Tampoco hace falta reclamar a la Justicia. Pero en la práctica, esas cuestiones no son tenidas en cuenta por muchos médicos.

Existen “restricciones extralegales explícitas”, afirma el informe de Conders. En el caso de las mujeres, se constata que hay “manejos de poder en el consultorio médico que limitan o impiden la decisión autónoma”. ¿Cuáles son las trabas? Hay centros de salud que establecen una edad mínima y una cantidad determinada de hijos para que una mujer pueda acceder a una ligadura. En Tucumán, por ejemplo, hay médicos que directamente se niegan a operar y otros exigen un mínimo de 7 hijos.

También se menciona en el informe que hay profesionales que piden el consentimiento de la pareja. O –como en algunos centros de salud de Córdoba- piden un informe psicológico de la mujer que funciona como un “filtro” para desalentarla. Se exigen también análisis pre-quirúrgicos que tardan más de 2 meses. Esto se detectó, según el informe, en el municipio de Tres de Febrero, en el conurbano.

Un caso dramático fue el de una mujer de 35 años (sólo identificada como E.B) que residía en la provincia de Entre Ríos. Cursaba su noveno embarazo y solicitó en el hospital una ligadura de trompas: era obesa e hipertensa y no quería tener más hijos. El médico le quiso cobrar 2.400 pesos por la ligadura y la cesárea. Como no consiguió el dinero, la ligadura no se hizo. La mujer quedó de nuevo embarazada. Tuvo mellizos, pero ella tuvo complicaciones cardíacas y murió en marzo de 2010.

“Los profesionales que se niegan a practicar la ligadura lo hacen de manera encubierta, especialmente al pedirle más estudios complementarios y más requisitos”, afirmó Mabel Bianco, directora de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer e integrante de Conders.

En cuanto a las vasectomías, también hay resistencias. Circulan mitos como el que dice que provoca impotencia. “Se accede aún menos a la vasectomía que a la ligadura, porque los servicios de urología a menudo no están integrados con los de Salud sexual”, comentó Mario Pecheny, investigador independiente del Conicet, quien realizó un estudio del problema en el Instituto Gino Germani, junto a Ana María Andía y otros expertos. En el sector privado las cirugías no son frecuentes. “Pocas personas las solicitan. Es que la mentalidad argentina aún no está preparada para estas cirugías que implican pensar en planificación familiar”, afirmó Nicolás Tupa, de la Maternidad Suizo Argentina.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación, el subsecretario de salud comunitaria, Guillermo González Prieto, reconoció a Clarín que “existen trabas” en el acceso a la anticoncepción quirúrgica. Agregó: “Son trabas que tienen que ver con creencias personales del personal de la salud, pero también con problemas en la gestión y demoras en dar turnos.

Ya estamos trabajando para enfrentar el problema . Le estamos dando apoyo a los programas de salud sexual de las provincias para que identifiquen los lugares donde hay trabas y organicen jornadas de capacitación. Además, en el próximo congreso de directores de hospitales que se hará en junio pondremos el problema en la agenda, e insistiremos con la necesidad de dar más turnos para las cirugías”.

Fuente: Diario Clarín, sección Sociedad, 20 de mayo de 2012.

 

                                                adnlinea.gif (9163 bytes)