Por primera vez, dos madres les donan el útero a sus hijas

Las receptoras son una chica que nació sin útero, y otra que lo perdió por sufrir cáncer.

ESTOCOLMO. AFP - 19/09/12

Equipos médicos de Suecia realizaron durante el fin de semana pasado los primeros trasplantes de útero de madre a hija, anunció ayer la Universidad de Gotemburgo. En las operaciones, dos jóvenes suecas recibieron los úteros de sus respectivas madres. “A una de las mujeres le habían retirado ese órgano después de un tratamiento contra un cáncer del cuello uterino. La otra mujer nació sin útero. Las dos tienen unos treinta años”, explicó en un comunicado la Universidad de Gotemburgo.

“Más de diez cirujanos participaron en las complejas operaciones, que se desarrollaron sin complicaciones.

Las mujeres receptoras están bien, pero cansadas después de la intervención”, detalló Mats Brannstrom, profesor de Ginecología en la Universidad y director del equipo de investigaciones. “Las madres que donaron sus úteros ya están en pie y caminan, y podrán volver a sus casas en unos días”, añadió el científico.

Las jóvenes receptoras deberán esperar un año antes de poder iniciar un embarazo, previa fecundación in vitro, precisó el profesor Brannstrom en una conferencia de prensa.

“No sabremos si se trata de un trasplante exitoso antes de 2014”, fecha en que las chicas podrían dar a luz en el mejor de los casos, afirmó el profesor. El especialista no quiso especular sobre las posibilidades que tienen las dos mujeres de lograr un embarazo.

Eso sí, recordó que, en condiciones normales, las posibilidades de tener un bebé a través de una fecundación in vitro son de entre 25 y 30 por ciento.

Los úteros implantados serán retirados cuando las mujeres hayan tenido “un máximo de dos niños”, para que puedan cesar el tratamiento contra el rechazo del órgano, agregó el profesor Brannstrom.

Según otro médico del equipo, Michael Olausson, el riesgo de rechazo será en principio el mismo que el de cualquier otro órgano, en torno a un 20 por ciento.

Las dos jóvenes, cuyos nombres no fueron divulgados, fueron seleccionadas luego de un largo procedimiento que permitió asegurarse que ellas y sus maridos eran fértiles.

Sus respectivas madres también atravesaron un extenso período de selección y finalmente fueron elegidas como donantes dada la “ventaja teórica” que presentan por ser familiares, indicó el profesor Olausson. Sus úteros “demostraron que funcionaban y eran capaces de llevar un niño”, explicó.

Fuente: Diario “Clarín”, Sección Sociedad, 19 de septiembre de 2012.

 

           adnlinea.gif (9163 bytes)