Las claves de la sentencia del máximo tribunal

Por Adrián Ventura | LA NACION

En un fallo histórico, la Corte Suprema decidió que una mujer violada, sea o no insana, podrá someterse a un aborto con el sólo requisito de completar una declaración jurada y que éste deberá hacerse en establecimientos públicos, en condiciones sanitarias adecuadas. También aclaro que la mujer y el médico que lo practica estarán exentos de pena.

Así, según la sentencia dictada por unanimidad -que ayer fue anticipada por LA NACION-, la mujer que quiera interrumpir el embarazo no tendrá necesidad de solicitar autorización judicial previa ni deberá cumplir con ninguna otra condición.

El fallo fue dictado en el caso de una joven de 15 años, que fue violada por su padrastro. La adolescente ya llevaba 20 semanas de embarazo cuando el Superior Tribunal provincial autorizó la operación, en 2010.

El presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, aclaró: "Lo único que hizo el tribunal fue interpretar un artículo del Código Penal que siempre les dio esa posibilidad a las mujeres violadas, sean o no insanas, aunque a los jueces y médicos les generaban dudas. Pero el fallo no es una señal ni en favor ni en contra de la despenalización del aborto, pues este debate debe darse en el Congreso".

"No hay ninguna sugerencia en ese sentido. Sólo interpretamos el artículo 86, inciso 2, del Código Penal vigente, una norma que es de 1921", explicó Lorenzetti.

Sin impulso oficial

En el mismo sentido, el ministro de Justicia, Julio Alak, salió al cruce de cualquier interpretación que sugiera que se está en favor de legalizar todo tipo de abortos, y afirmó: "La despenalización del aborto no está en la agenda del Poder Ejecutivo". El año último, la presidenta Cristina Kirchner ya le había hecho conocer a los legisladores y también a la Iglesia su postura contraria.

Del fallo surge lo siguiente:

• Podrá solicitar el aborto la mujer que haya sido violada, sin importar si es mayor o menor, sana o insana. En el caso de una menor, lo harán sus padres o tutores.

• No se puede pretender que una mujer lleve a término el embarazo, pues "sería exigirle que realicen, en beneficios de otros o de un bien colectivo, sacrificios de envergadura imposibles de conmensurar".

• Los tratados internacionales impiden castigar este tipo de abortos.

• Ni la mujer ni los médicos deben requerir autorización judicial previa.

• El médico sólo podrá reclamar una declaración jurada, en la que la mujer afirme que el embarazo es fruto de una violación.

• No puede imponer ningún otro requisito -consultas, dictámenes, autorizaciones o denuncias al violador-. Serán considerados "barreras" al acceso a los servicios de salud, que son "contraproducentes", pues el desarrollo del embarazo "pone en riesgo el derecho de la mujer a acceder a la interrupción del embarazo en condiciones seguras".

• El médico puede plantear objeción de conciencia y la operación será realizada por otro profesional.

• La posibilidad de que haya "caos fabricados" -la mujer que declara falsamente que fue violada- no es nunca razón suficiente para imponerle obstáculos a la víctima de delitos sexuales. La mujer podrá ser denunciada. Pero será una discusión ulterior.

• Médicos y jueces no deben poner obstáculos a esta práctica, por lo cual debe evitarse judicializar los pedidos. Los jueces tienen la obligación de garantizar el derecho de la mujer y nadie le puede colocar obstáculos que no están previstos en el Código Penal.

• Las autoridades deberán prever un mecanismo que permita resolver las discrepancias que pudieran surgir entre el médico y mujer, pero sin que ello "genere dilaciones o consecuencias para la salud" de la última.

• Los jueces ordenaron a las autoridades nacionales y de la ciudad de Buenos Aires instrumentar protocolos hospitalarios para la atención de estos abortos -incluye atención médica y psicológica y asesoramiento legal-, así como la preservación de las pruebas de la violación.

• Se deberán instrumentar campañas de difusión pública.

Fuente: Diario La Nación, sección Sociedad, 14 de marzo de 2012.

 

                                                adnlinea.gif (9163 bytes)