Desarrollan un test de sangre para detectar el cáncer de mama

Es un análisis genético. Dicen que en el futuro podría reemplazar a la mamografía.

Todas las líneas de investigación apuntan a lo que los expertos consideran “el futuro de la oncología”: la detección en sangre de biomarcadores, es decir, alteraciones del ADN que permitan diagnosticar el cáncer de manera precoz o detectar tempranamente y con mayor precisión una metástasis. En esa línea –que promete ser revolucionaria– se inscribe un nuevo test que están desarrollando investigadores del Reino Unido. Se trata de un test genético que se realizará a través de un análisis de sangre que creen, podría complementar –y en un futuro, incluso, reemplazar– a las mamografías.

Científicos del prestigioso Cancer Research UK, del Imperial College de Londres y de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, desarrollaron el test sanguíneo que permitirá identificar marcadores en el ADN que indican la presencia de cáncer de mama. Lo que sigue es un ensayo con 500 mujeres. Una vez tomadas las muestras de sangre, compararán el ADN de aquellas a quienes ya se les ha diagnosticado la enfermedad con el de mujeres sanas, para estudiar si los marcadores que se detectaron en el ADN son consistentes. Además, buscarán confirmar si la prueba es útil a la hora de elegir el tratamiento adecuado para cada tipo de cáncer de mama.

“Es una línea de investigación muy interesante que se enmarca, probablemente, en el futuro de la oncología”, explica el mastólogo Guillermo Soto. “Los investigadores están tratando de identificar los genes del tumor. Y ese test, cuando exista, va a ser una revolución, porque no sólo va a permitir diagnosticar antes y detectar una metástasis de una forma directa sino que, además, cuando sepamos la genética, vamos a poder saber con exactitud a qué terapia responde cada tipo de cáncer de mama y a cuál no. Y vamos a poder hacer un tratamiento específico. Pensemos que hoy diferenciamos a los distintos tipos de cáncer sólo por su forma y en base a eso indicamos un tratamiento”. Hoy, también se está trabajando en test genéticos para cáncer de colon, pulmón y ovarios.

Ahora bien. ¿Podría reemplazará a la mamografía? “Siempre estamos a la espera de este tipo de noticias: nuevos estudios que colaboren con el diagnóstico temprano y en la evolución de la paciente después de la terapia, pero por ahora serán complementos de los estudios en uso. Dudo que, al menos en una primera instancia, estos test desplacen a las mamografías, por su comprobada eficacia”, agregó Rosa Levin, oncóloga y presidenta de la Fundación Oncológica Encuentro.

Pero que la investigación esté centrada en un análisis de sangre no significa que vaya a ser algo simple y económico. “Es un estudio genético que se hace a través de la sangre. Es mucho más complejo que un análisis común. Además, para detectar genes alterados se necesitan máquinas que cuestan cientos de miles de dólares. Si una mamografía no siempre es accesible a todos, mucho menos van a ser, al menos al principio, este tipo de estudios. Por eso creo que no va a ser fácil que reemplacen a una mamografía”, agregó Soto.

“Este tipo de estudios son el presente de la llamada ‘medicina traslacional”, es decir, los descubrimientos científicos aplicados a la práctica clínica de todos los días”, agrega la cirujana mastóloga e investigadora, Astrid Margossian. “El limitante de estos test suele ser la complejidad de las técnicas y los costos de los aparatos pero hoy se está desarrollando una línea de investigación de la llamada “epigenética”, que estudia el ADN pero con técnicas de muy fácil realización y menores costos”. Ahora, una de estas líneas de investigación –de la que ella participa– será estudiada en la Argentina.

Fuente: Diario Clarín, Sección Sociedad, 06 de octubre de 2012.

 

           adnlinea.gif (9163 bytes)