En busca de la primera vacuna para el Chagas

Un proyecto internacional trabaja en una terapia inmunológica para prevenir sus complicaciones

Por Sebastián A. Ríos | LA NACION

SAN PABLO.- Si la ausencia de un tratamiento óptimo es uno de los factores que permiten que una enfermedad sea considerada "desatendida", no hay dudas de que esta definición se aplica al Chagas, ya que las drogas actuales no son efectivas en hasta dos de cada tres pacientes. Contar con nuevos y mejores tratamientos es el fin de una alianza de entidades públicas y privadas que trabaja en el desarrollo de una vacuna terapéutica para prevenir o retrasar las complicaciones de los infectados con el parásito Trypanosoma cruzi, que transmite la vinchuca.

"Esta vacuna está pensada para ser usada junto con los medicamentos existentes o incluso para reemplazarlos, ya que las actuales medicinas para el Chagas no son efectivas en ciertos contextos o pueden causar toxicidades significativas", dijo a LA NACION el doctor Peter Hotez, director del Instituto de Vacunas Sabin, durante la Sesión Informativa Sobre Vacunas que ese instituto, junto con la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones, realiza en San Pablo, Brasil.

"Se espera que esta inmunoterapia tenga una eficacia de hasta el 75% para prevenir o retrasar el inicio de la cardiomiopatía chagásica en infectados, ya sea con serología positiva o que ya presentan evidencias tempranas de la enfermedad, como son las alteraciones electrocardiográficas o ecocardiográficas", explicó por mail la doctora María Elena Botazzi, que dirige el desarrollo de la vacuna desde el Colegio Baylor de Medicina, de Houston, Estados Unidos.

En el XV Simposio Internacional sobre Enfermedades Olvidadas, que realiza la Fundación Mundo Sano en Buenos Aires, Botazzi compartió los primeros avances de esta vacuna cuyo desarrollo surge de una iniciativa del Instituto Carlos Slim, de México, que financia el trabajo en el Instituto Sabin, el colegio Baylor y el Centro de Desarrollo de Vacunas del Centro de Niños de Texas, Estados Unidos, proyecto del que podría participar la Argentina.

"Estamos interesados en evaluar la factibilidad de integrar socios compatibles y con experiencia de la Argentina -comentó Botazzi-. Entre las ONG argentinas estamos en contacto con Mundo Sano, y evaluamos la capacidad de empresas como Sinergium Biotech y Maprimed, y de organizaciones gubernamentales y académicas como el Instituto Nacional de Medicina Tropical, el Instituto Nacional de Parasitología y universidades locales." Se estima que en el continente americano hay entre 8 y 11 millones de personas infectadas con T. cruzi . En la Argentina, según el Programa Nacional de Chagas, hay un millón y medio de infectados.

Los medicamentos que se usan, como el benznidazol, tienen una efectividad del 60% en la prevención de la progresión de la enfermedad cuando se administran en personas recientemente infectadas. Cae al 37% o por debajo si el tratamiento es implementado en forma más tardía.

El desarrollo de la primera vacuna para tratar el Chagas se basa en la identificación de dos proteínas esenciales del parásito -Tc24 y/o TSA1-, que son el blanco de esta inmunoterapia. "Nuestro grupo demostró que una vacuna de ADN codificado para estas proteínas es muy efectiva en el control de una infección por T. cruzi , y que su administración terapéutica protege a ratones de la infección, reduciendo la parasitemia y el daño cardíaco, e incrementando la supervivencia de los animales vacunados", comentó Botazzi.

¿Cuánto demandará el desarrollo de la vacuna? "Entre 10 y 20 años -respondió-. El programa tiene casi dos años; esperamos empezar a evaluar la vacuna en personas de aquí a cinco años."

DESARROLLOS EN BRASIL

• SAN PABLO, Brasil (De un enviado especial).- Con fondos públicos, Brasil investiga y desarrolla vacunas, entre las que se destaca una contra los cuatro subtipos del dengue. Vacunas contra diarreas por rotavirus, gripe, tos convulsa o hepatitis B están en distintas fases de desarrollo en el Instituto Butantan de San Pablo.

• "Nuestra vacuna contra rotavirus es más adecuada a los serotipos que circulan en Brasil y en otros países latinos; nuestra vacuna para tos convulsa quizás sea más barata y de una protección más duradera que las actuales", comentó Alexander Precioso, director de Estudios Clínicos y Farmacovigilancia del Instituto Butantan.

Fuente: Diario La Nación, sección Sociedad, 30 de octubre de 2012.

 

           adnlinea.gif (9163 bytes)