Perdió a un bebe que había concebido para curar a su primer hijo

El drama de una mujer española, de 39 años, que se sometió a un costoso tratamiento en Chicago para salvar a su primogénito que padece una enfermedad rara

La familia de Cruz no tiene consuelo, pero asegura que volverá a intentarlo. Foto: Archivo

Una alegría que pronto se disipó. La frase sintetiza la crisis que atraviesa hoy Cruz Jiménez, una mujer española que perdió al bebe que había concebido para poder curar a su primer hijo, que padece una rara enfermedad.

En las últimas horas, esta mamá de 39 años recibió la peor noticia: perdió el feto que tanto esfuerzo le costó y será intervenida la semana que viene a un aborto obligado.

Cruz quedó embarazada luego de someterse a un tratamiento en un instituto privado de reproducción de Chicago. La finalidad era, sobre todo, salvar a su primer hijo Jonathan, de ocho años, que padece una enfermedad rara con un centenar de casos en España.

Adoptó la decisión tras recaudar 30.000 euros en rifas y conciertos solidarios porque la sanidad pública valenciana le denegó la intervención alegando sus "escasas probabilidades de éxito", según detallan medios locales.

Pese a todo, Cruz decidió no bajar los brazos y no descarta regresar pronto a la clínica donde realizó el tratamiento para volver a intentarlo, aunque sabe que el tiempo "le juega en contra".

Los médicos norteamericanos le aconsejaron esperar dos meses antes de reiniciar el proceso, que tendría un costo de 15.000 euros por prueba.

"El médico de Chicago me sugiere que lo vuelva a intentar", explicó por teléfono la mujer, que asegura que conoce a otras personas que se han sometido "hasta en diez ocasiones" a una selección genética de embriones para tener un bebé sano, libre de la enfermedad y compatible para curar.

El miedo actual de Cruz no pasa por el temor al fracaso, sino por un problema económico. No puede costear el pasaje de avión y los gastos derivados de residir dos semanas en Chicago. Supone, entonces, que una vez más apelará a la solidaridad de la gente.

"Me voy con los ojos cerrados cuando consiga el dinero", expresó ansiosa.

Diario La Nación, sección Salud, 20 de enero de 2013.

 

                                                      adnlinea.gif (9163 bytes)