Ley de fertilización asistida: dicen que el Gobierno dilata la aplicación

POR MARIANA IGLESIAS

25/04/13

Casi un año después de que Diputados le dio media sanción, los Senadores trataron ayer la ley nacional de cobertura de la fertilización asistida. Tardaron unas cinco horas en aprobarla, pero el oficialismo introdujo cambios, con lo cual la ley debe volver a ser tratada en la Cámara Baja. Senadores de la oposición, especialistas y miembros de organizaciones no gubernamentales aseguran que se trata de “una maniobra para dilatar la aplicación de la ley”.

La expectativa era mucha. El Senado debía haber tratado esta ley en octubre, cosa que no ocurrió. Finalmente ayer a las 13.40 comenzó el debate, que terminó a las 18.30 con la ley aprobada y cambios mínimos, pero que obligan a volver a debatir el texto en diputados, con fecha incierta. Esta ley permite a las parejas que no pueden tener hijos que se sometan a tratamientos de fertilización, que deben ser cubiertos por obras sociales, medicina prepaga y centros públicos. También le garantiza este derecho a las parejas homosexuales y a los solteros. Eso ayer no se cuestionó.

La legisladora Liliana Fellner solicitó que en el inciso “b” del artículo seis se imponga la necesidad de “publicar la lista de centros de referencias públicos y privados habilitados en todo el territorio nacional” y que en el inciso “d” diga que se propiciará “la formación y capacitación continua de recursos humanos especializados en los procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida”. También pidió que se agregue un artículo que diga que el ministerio de Salud de la Nación deba proveer anualmente la correspondiente asignación presupuestaria.

La senadora salteña Sonia Escudero (bloque justicialista 8 de octubre y autora de una iniciativa similar) sostuvo que “es una gran asignatura pendiente”, que “denegar el derecho a la procreación implica denegar el derecho a la salud y a constituir una familia a un importante sector de la sociedad”. También dijo que la ley busca “poner fin a una situación de discriminación porque a pesar de que no existe una ley nacional los tratamientos se realizan en la Argentina desde hace 30 años. Esto afecta a un sector vulnerable que no puede pagarlos”.

“Estamos furiosos”, dijo a Clarín Estela Chadon, de Concebir, un grupo de apoyo para parejas con trastornos en la reproducción. “Los cambios son para perder tiempo, y así a muchas parejas de treinta y pico se les escapa la posibilidad de tener un hijo”. “Esta es una ley básica que no reglamenta nada. No se están discutiendo temas importantes como qué hacer con los embriones congelados ni el derecho a la identidad, es simplemente fijar su cobertura”, agregó Chadon.

Lo que se dice es que el oficialismo está esperando que primero se apruebe el nuevo Código Civil, que hablará de todas estas cosas. Otro argumento que explica la demora es el gasto que va a tener el Estado además de las empresas de medicina privada. “Eso no se sabe –dice Chadon–. Porque si bien una de cada seis parejas tiene problemas de infertilidad, el 80% resuelve el tema con tratamientos, que no son muy caros”.

Sergio Papier, de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva, también opina que es “una maniobra de dilatación. Si hubiera voluntad política la ley se aprueba. Las modificaciones son para frenar todo”. Papier no desconoce la cuestión económica. Explica que en Argentina se realizan 10.000 tratamientos de fertilización al año, pero con una ley de cobertura se dispararían a 40.000.

Fuente: Diario Clarín, Sociedad, 25 de abril de 2013.

 

                                                           adnlinea.gif (9163 bytes)