Asociacion Argentina de Bioetica

Noticias del 3° Congreso de Bioética de América Latina y el Caribe

Del 3 al 7 de mayo de 2000 se realizó en la ciudad de PANAMÁ el congreso de Bioética más importante de habla hispana. Al notable encuentro asistieron representantes de prácticamente todos los países del hemisferio, incluyendo Brasil y España.

La tónica destacada fue el temario que giró en torno de los problemas sociales de los países emergentes —pobreza, miseria, marginalidad— y las acciones para la defensa de los grupos humanos más vulnerables, así como sus derechos al acceso a las conquistas del desarrollo científico y tecnológico necesarios para la supervivencia humana con dignidad.

Los científicos reunidos en el Congreso, al hacer una denuncia formal sobre el  desequilibrio social producido en el llamado  tercer mundo, estuvieron de acuerdo en que el milenio está terminando con paradojas éticas insustentables.

La próxima convocatoria de la Federación Sudamericana de Bioética, será para el 2002 en la Ciudad de Brasilia. La fecha será confirmada oportunamente.

 

Entrevista con uno de los principales protagonistas del Congreso:

Dr. Diego Gracia.

 

   ¿Usted cree que los principios tradicionales de la Bioética como la Justicia, Beneficencia, no maleficencia y Autonomía, difundidos por Beauchamp y Childress, continúan con la misma vigencia que cuando fueron formulados en los inicios de la disciplina?

   Los Principios de la Bioética  han  tenido un origen, que fue el Informe Belmont, y que luego fueron difundidos, como usted, dice por Beauchamp y Childress. Pero por supuesto, este asunto es muy dinámico y están en  constante revisión, puesto que es una construcción  intelectual. Y en tanto que tal, imperfecta, por lo que debería estar sometida a un análisis crítico permanente, como lo está la teoría de los Derechos Humanos. No hay ningún sistema de Principios que agote la realidad. La realidad es siempre más rica y dinámica, que todo lo que podamos decir de ella. Pero lo que podemos agregar es que los Cuatro Principios han resultado en éstos años realmente fecundos. Por supuesto, no son ningún talismán para resolver todos los problemas que la realidad nos presenta; por lo que lo ideal sería que cuando se ve que no funcionan, proponer alternativas, que sean más ricas, o que se adapten más a la realidad. En los últimos diez años se han propuesto muchas alternativas para cambiar los principios, pero todas mucho más complejas y de más difícil aplicación. Por ejemplo, el método hermenéutico, que yo considero que es muy poco preciso, o el análisis del contexto, llamado Contextualismo, y otros. Pero lo adecuado y racional es que en cada caso se deberá aplicar el método que va mejor sin cerrarse intelectualmente a ninguna teoría.

 

— ¿Usted cree que en algunos países se abusó del principio de Autonomía?

— Yo creo que los cuatro principios se han intentado aplicar de un modo muy mecánico, es decir, que de un modo deductivo se ha pretendido sacar conclusiones categóricas. O como se ha dicho en Estados Unidos, una especie de Mantra, y si se toman así no funcionan. Creo que se deberían manejarse  en un plano más amplio;  y en la toma de decisiones  Éticas, se debería ser muy prudente,   ponderando todos los factores en juego, y no sólo los Principios; y estos asuntos tiene mucha importancia la formación de los Bioeticistas.

—La última pregunta: usted cree en una Bioética fuerte, en el sentido de politizada, no partidista, pero comprometida con la realidad social de los países del tercer Mundo?

Creo que habría que estudiarse más detenidamente el tema, no lo tengo muy claro todavía. Creo que es un tema que debería debatirse mucho porque todavía no está analizado en forma suficiente.

 

                                                                         por la Dra. Olga Teresa Callejo.

 

.adnlinea.gif (9163 bytes)