Sumario

MÉDICO: Responsabilidad: daños y perjuicios; sección cesárea; alta prematura; historia clínica; omisiones; efectos.

 

1-     Resulta prematura el alta dada a las 48 horas de la intervención, pues cualquier proceso séptico es detectado a partir de las 48-72 horas del postoperatorio, en forma tardía con los riesgos consiguientes;

2-     Resulta irrelevante a los fines de excusar la responsabilidad atribuida al médico la imputación  —no probada— efectuada por éste a la actora, en el sentido de haber dado torpe cumplimiento a la toma de antibióticos y a la higiene posparto. Ello es así pues, independientemente de no haberse demostrado que el profesional hubiera, careciendo la historia clínica de referencias —muy en especial—, en oportunidad del alta, medicado a la paciente u ordenado formas específicas de higiene, el dictamen del perito forense es claro en el sentido de que la mera ingestión de antibióticos y la buena higiene íntima no aseguraban con rigor científico que hubieran evitado un proceso séptico de a la actora.

3-     Un acto quirúrgico de sección cesárea, por los inherentes riesgos y complicaciones, reclama un grado de atención diligente e idónea de la paciente por parte del médico que la asiste, conforme a las reglas del arte de curar y a las pautas científicas de la disciplina médica y de la especialidad que se trata.

4-     Las características del cuidado profesional traducen, por regla y en el prisma jurídico del caso de la sección cesárea, una tarea de seguimiento desde los actos preparatorios de la intervención con los estudios previos sobre el estado y condiciones de la persona en estado de parte; durante la intervención y, desde luego, en el periodo de post-parto o puerperio hasta el alta definitiva con el debido registro en la historia clínica. Una conducta profesional distinta, total o parcialmente, se encuentra en pugna con el deber médico de cuidado hacia el enfermo y en contra de las normas jurídicas positivas que prescriben las directivas para apreciar la diligencia debida y la obligación de superior rango axiológico de obrar con prudencia y pleno conocimiento.

5-     Si bien el perito oficial no afirma que la causa de la infección y complicación postoperatoria haya sido el alta precoz, esa conclusión para nada intercede en la convicción de que fue causa, en cambio, de la imposibilidad de tratamiento oportuno de los síndromes infecciosos, entre ellos, el más común, localizado al endometrio que, en la actora, precisamente degeneró en la patología denominada endometritis puerperal.

6-     La relación jurídica médico-paciente supone una confianza especial de suerte que, por la ventaja científica y técnica del profesional, corresponde estimar el grado de responsabilidad de consumo a la condición especial  de éste, ausente en el enfermo para exigirle decisiones y prácticas normalmente  desconocidas por él  y propias del obrar médico y paramédico.

7-     La confección parcial e incompleta de la historia clínica —ausencia de seguimiento detallado de todos los actos importantes, desde el ingreso hasta el alta médica y precisa indicación del estado, exámenes clínicos y terapéutica del enfermo —, aunada a otros datos, crea una fuerte presunción desfavorable a las excusas de responsabilidad. M.M.F.L

 

54.754 – C. Fed. La Plata, sala III, noviembre 26-2001. C., M.F c.M. R., H. y otros s/ daños y perjuicios.  (ver in extenso en www.elderecho.com.ar)

 

Fuente: Revista “El Derecho”, Buenos Aires, miércoles 4 de julio de 2007.

 

                               .adnlinea.gif (9163 bytes)