Médico. Responsabilidad médica – Supuestos particulares – Por intervenciones quirúrgicas – Error – Operación no programada – Incapacidad sobreviniente – Daño moral – Bases para su determinación.

1- El consentimiento informado es una declaración de voluntad efectuada por un paciente, por la cual, luego de brindársele una suficiente información referida al procedimiento o intervención quirúrgica que se le propone como médicamente aconsejable, éste decide prestar su conformidad y someterse a tal procedimiento o intervención.

2- El fundamento jurídico en que se sustenta el consentimiento informado, es el respeto de los derechos personalísimos, pues los pacientes tienen el derecho de conocer todo aquello que consideren necesario para tomar libremente una decisión de continuar adelante o no con la propuesta o diagnóstico que le efectúa el profesional.

3- Si bien no se exigen formas predeterminadas para la formulación del consentimiento informado, salvo el caso de operaciones mutilantes, deben respetarse formalidades mínimas para conceptuar que el paciente estaba perfectamente al tanto de lo que podía ocurrir.

4- No existen elementos de juicio suficientes para tener por comprobadas las pretensiones del médico en el sentido que el paciente sabía perfectamente que podía ser sometido a una colestectomía inguinal laparoscópica, pues no existe prueba suficiente al respecto.

5- No se ha comprobado en forma alguna que el paciente supiera con anticipación que iba a ser sometido a una operación de vesícula y que resulta conforme a las reglas de la sana crítica que ante la comprobación de cambios de horarios, de otro paciente que iba a ser sometido a la misma intervención quirúrgica en el mismo quirófano, se haya producido un error burocrático.

6- Si bien la colecistectomía practicada al paciente no era la operación programada tal práctica fue necesaria para su salud ya que no existe prueba en contrario pues no se ha recurrido a consultores técnicos u otros informes que contradigan los dictámenes periciales.

7- A fin de cuantificar el daño moral es imaginable la sorpresa desagradable que debió haber sufrido el damnificado al despertar y observar que no fue operado de lo que se había convenido.

8- C. Nac. Civ., sala M, 8/6/2009 — L.,D. v C.,A. V y otros.

Fuente: Revista Jurisprudencia Argentina.

 

                               adnlinea.gif (9163 bytes)