PANEL: BIOÉTICA, MEDIO AMBIENTE Y AGROINDUSTRIA

XVI Jornadas Argentinas de Bioética, Univ. Nacional de La Pampa

26 -28 de Septiembre de 2013.

EL MEDIO AMBIENTE, LA AGRICULTURA Y LOS TRANSGÉNICOS

La relación existente entre la agricultura y el medio ambiente es ya conocida; sin embargo, la relación entre ella y la bioética es menos percibida por la mayoría de la gente. De esto vamos a hablar a continuación.

En el principio la caza, la pesca y la recolección fueron las fuentes de los alimentos de los seres humanos. Al descubrir la agricultura, la mayoría de las comunidades humanas se asentaron y pudieron volverse sedentarias.

Desde entonces hasta el presente han acontecido enormes avances científicos y técnicos que han permitido alimentar a la población mundial creciente que tenemos actualmente. Los mayores progresos se han logrado a partir del siglo XX y hasta la actualidad.

El conocimiento de las necesidades de cada cultivo, de las condiciones del suelo y del clima de las diferentes zonas productivas así como el descubrimiento de nuevos pesticidas y fertilizantes han determinado grandes incrementos en los rendimientos de los cultivos.

Es conveniente recordar que las zonas agropecuarias se han ido emplazando en muy diferentes ecosistemas, modificándolos en mayor o menor medida. Al principio en los más aptos y luego extendiéndose hacia otros marginales, más lábiles, lo que se ha traducido en una serie de problemas ambientales, algunos de ellos muy graves.

Los ecosistemas agropecuarios, también llamados agroecosistemas, son más simples porque tienen mucha menor cantidad y diversidad de especies.

La extracción de nutrientes y de agua, la falta de barbechos y de rotaciones, el abuso de agroquímicos han producido cambios negativos en el ambiente de maneras que recién después de mucho tiempo se están haciendo evidentes: erosión, desertificación, contaminación del suelo, del aire y del agua, pérdidas serias de biodiversidad, daños a la salud de los seres humanos, del ganado y de la vida silvestre.

En la agricultura moderna se tiende al monocultivo (grandes superficies con una sola especie cultivada) y no se tolera la existencia de otros vegetales, porque compiten por agua, por nutrientes y por luz. A esas plantas no deseadas que aparecen en los lotes o parcelas cultivadas se las denomina malezas o malas hierbas.

Muchas veces esas plantas competidoras son inocuas y aún útiles para albergar insectos y otras especies benéficas que contribuyen a controlar plagas y enfermedades de variada gravedad.

La competencia con las especies cultivadas atenta contra uno de los objetivos productivos primordiales que es la maximización de los rendimientos. Por eso, a lo largo de la historia se han utilizado muy diferentes métodos para erradicar las malezas.

Esos métodos son impracticables en los grandes monocultivos. Por eso la industria ha ido desarrollando diferentes agroquímicos, denominados comúnmente herbicidas, para controlarlas.

Hay diferentes tipos de herbicidas, tanto por su composición química como por su modo de acción. Los más útiles para la producción agrícola a gran escala son los herbicidas no selectivos de amplio espectro o sea los que “matan todo”, malezas y cultivo.

Los herbicidas no selectivos sólo pueden utilizarse como pre-emergentes es decir, antes de la germinación. Pero las distintas malezas van apareciendo a lo largo de todo el ciclo productivo. Cómo hacemos entonces? Utilizamos distintos herbicidas, según el cultivo considerado, pero los costos aumentan y el resultado, tanto económico como productivo, es inferior al que esperamos.

Además, después de varios ciclos de cultivo se comienza a observar a campo la necesidad de aumentar progresivamente las dosis del o de los productos utilizados, hasta un límite en el que ya no serán efectivos debido a la aparición de resistencia y deberán ser reemplazados por otros productos, aún más tóxicos.

La resistencia es la capacidad, por parte de algunos individuos de una población, de desarrollar la habilidad de tolerar dosis de tóxicos que pueden resultar letales para la mayoría de dicha población. Los que sobreviven originarán las siguientes generaciones, que portarán esa característica en su genoma.

Pero si el cultivo que queremos producir llevara intrínsicamente la capacidad de resistir o de tolerar la aplicación de un herbicida total que pudiéramos utilizar durante todo el ciclo de cultivo obtendríamos un enorme beneficio económico. Esa característica se ha logrado por medio de la ingeniería genética.

La ingeniería genética (tecnología de ADN recombinante) es una herramienta biotecnológica que permite obtener organismos vivos y sustancias novedosas de una manera que no podría ocurrir nunca en la naturaleza. Ese requisito, que sólo puedan obtenerse en el laboratorio y no de manera natural, es condición indispensable para que sean considerados transgénicos.

Al producto obtenido se lo denomina evento de transformación o simplemente evento. La CONABIA (Comisión Nacional de Bioseguridad Agropecuaria) define evento como “la inserción en el genoma vegetal en forma estable y conjunta, de uno o más genes que forman parte de una construcción definida”.

Los eventos de transformación son únicos y difieren en los elementos y genes insertados, los sitios de inserción en el genoma de la planta, etc.

En el caso que nos ocupa nos referiremos a los eventos de transformación que incluyen resistencia a herbicidas, principalmente glifosato, aunque ahora también hay eventos de transformación para el glufosinato de amonio y las imidazolinonas (fungicida). La relación entre la planta transgénica y el herbicida es altamente específica.

El primer cultivo transgénico en Argentina fue la soja RR – soja recombinante resistente al Round Up. Se aprobó en 1996 y desde ese momento el área sembrada con cultivos GM ha crecido en forma sostenida.

Cultivo Característica introducida Evento/combinación de eventos Año de aprobación

Soja Tolerancia al herbicida glifosato 40-3-2

1996

El Round Up es un herbicida a base de glifosato patentado por Monsanto en 1974. La patente expiró en el año 2000 y desde entonces otras empresas también pudieron producir herbicidas a base de glifosato, con otros nombres comerciales.

El uso de las semillas derivadas de la ingeniería genética se ha acrecentado vertiginosamente, con mayor crecimiento en los países en vías de desarrollo que en los países industrializados.

QUE SABEMOS SOBRE LOS EVENTOS LIBERADOS EN ARGENTINA:

Hasta la fecha se han aprobado 29 eventos entre soja, maíz y algodón, 5 de ellos entre 2011 y 2012 y uno en 2013.

Cultivo Característica introducida Evento/combinación de eventos Año de aprobación

Maíz Resistencia a insectos lepidópteros, y tolerancia a los herbicidas glifosato y glufosinato de amonio MON89034 x TC1507 x NK603

2012

Soja Resistencia a insectos lepidópteros y tolerancia al herbicida glifosato MON87701 X MON89788

2012

Soja Tolerancia a herbicidas imidazolinonas CV127

2013

Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca

La superficie mundial de cultivos transgénicos llegó en 2012 a 170 millones de hectáreas. Los principales países productores son:

• Estados Unidos (69 millones de hectáreas)

• Brasil (30,3 millones de hectáreas)

• Argentina (23,7 millones de hectáreas)

• India (10,6 millones de hectáreas)

• Canadá (10,4 millones de hectáreas)

• China (3,9 millones de hectáreas)

• Paraguay (2,8 millones de hectáreas)

• Pakistán (2,6 millones de hectáreas)

• Sudáfrica (2,3 millones de hectáreas)

• Uruguay (1,3 millones de hectáreas).

Además de la soja, se cultivan maíz, algodón y colza (canola), tolerantes a herbicidas y también a insectos, según el cultivo y/o la variedad.

Hay otros cultivos (papa, por ejemplo) pero las superficies cultivadas son mucho menores.

Superficie por cultivo:

• soja transgénica (75,4 millones de hectáreas); 47% de la superficie total sembrada con semillas transgénicas.

• maíz transgénico (51 millones de hectáreas).

• algodón transgénico (24,7 millones de hectáreas).

• canola modificada genéticamente (8,2 millones de hectáreas).

En la campaña argentina 2012/13, los proporcionales de superficies cultivadas son:

• Soja transgénica 100 %

• Algodón transgénico 100 %

• Maíz transgénico 95 %

En algunos países, como el nuestro, el llamado “modelo de soja RR” (soja, glifosato y labranza mínima) ha modificado la producción agrícola de una manera sustancial. Es una manera de hacer “agricultura sin agricultores” ya que, al menos en Argentina, la producción RR necesita sólo 2 trabajadores cada 1000 ha por año.

La superficie sembrada con soja en Argentina abarca actualmente no sólo las Pampas (tradicional zona agrícola ganadera) sino también áreas previamente ricas en biodiversidad, como las Yungas, el Gran Chaco, y las selvas de la Mesopotamia, desplazando a otros cultivos tradicionales también importantes.

Por otra parte, para la producción de millones de toneladas de soja por año se han utilizado aproximadamente 200 millones de litros de glifosato en Argentina.

Cuales son las opiniones, a favor y en contra, de la producción con eventos de transformación?

Las empresas biotecnológicas responsables del desarrollo de estos eventos comunican las siguientes virtudes y beneficios:

• mejorar los rendimientos, con el valor agregado de ayudar a paliar el hambre del mundo;

• menor uso, y por lo tanto, menor dependencia de herbicidas y pesticidas, con todo lo que implica para el cuidado del medio ambiente;

• menores costos de producción por la menor cantidad de aplicaciones y de cantidad de producto;

• mejores precios de venta;

• y, por supuesto, la ausencia de riesgos y la inocuidad de los productos.

Pero ya muy tempranamente científicos de disciplinas como la ecología, la biología y la genética que estaban trabajando en el tema dieron señales de alarma acerca de los efectos que podrían provocar los transgénicos, entre ellos la aparición de resistencia.

Con el correr de los años se hicieron evidentes otros riesgos/peligros que no habían sido previstos.

Los resultados observados nos comunican que:

• los cultivos transgénicos no produjeron los rendimientos prometidos. En el mejor de los casos, son similares a los de los cultivos convencionales, pero también han sido mucho menores y aún nulos en muchos otros casos. La soja transgénica ha disminuído los rendimientos en un promedio del 6% al 11%. con respecto a la soja no transgénica.

• Los costos de producción, a cargo de los agricultores, han aumentado:

 por el mayor costo de las semillas (están patentadas)

 por la aparición de resistencia al glifosato, lo que determinó la necesidad de aumentar las aplicaciones, y en muchos casos, agregar otros herbicidas muy tóxicos y costosos. Según los datos suministrados por autoridades de los EE.UU., el consumo total de herbicida Roundup aumentó quince veces entre 1994 y 2005, como consecuencia de la aparición de resistencia a este herbicida en cultivos de soja, maíz y algodón con resistencia transgénica a este herbicida. También como consecuencia de la resistencia han aparecido plagas secundarias que se están convirtiendo en problemas muy serios. Por ello se han autorizado en Argentina nuevos eventos transgénicos resistentes a otro herbicida – el glufosinato de amonio – más tóxico que el glifosato.

• se ha incrementado la pérdida de la fertilidad de los suelos. La soja es un cultivo muy extractivo, y como monocultivo (año tras año el mismo cultivo, sin rotaciones) no le da oportunidad al suelo de “regenerarse”. La aplicación de fertilizantes sólo complica la situación.

• Contaminación:

 del aire: el polvillo derivado de la degradación de los rastrojos es arrastrado por el viento a enormes distancias.

 de otros cultivos y de áreas protegidas. El polen de algunas especies como el maíz y la canola (colza) se dispersan por medio del viento, polenizando plantas no transgénicas. En otros casos los insectos llevan el polen a grandes distancias. Las semillas transgénicas que quedan en el suelo pueden también contaminar los cultivos subsiguientes.

• También se puede producir la mezcla de semillas transgénicas y no transgénicas en las maquinarias, durante la cosecha, el almacenamiento y luego a lo largo de las rutas comerciales en todas las direcciones, deteriorando la calidad de las semillas no transgénicas certificadas.

Efectos ambientales:

 sobre la flora: puede determinar la extinción local de especies amenazadas.

 sobre la fauna: El glifosato mata insectos benéficos y es tóxico para los anfibios; también reduce las poblaciones de pájaros.

 afecta a diferentes microorganismos del suelo y a las lombrices, muy importantes en el reciclado de nutrientes.

 efecto sobre el propio cultivo: el glifosato aplicado a la soja RR disminuye el vigor del cultivo y su rendimiento al reducir el contenido de manganeso en las plantas, fundamental para resistir el stress ambiental y las enfermedades. Otros nutrientes importantes - tanto para los cultivos como para los humanos, tales como el cobre, el potasio, el hierro, el magnesio, el calcio y el zinc, disminuyen su disponibilidad cuando el glifosato toma contacto con ellos.

 Es un producto que puede persistir en el suelo y ser absorbido por los cultivos sembrados a continuación.

 Asimismo ha aparecido un nuevo patógeno (Fusarium especie) que afecta gravemente a la soja transgénica tratada con glifosato y que aparentemente está asociado con enfermedades devastadoras de los cultivos, y altas tasas de infertilidad y abortos en animales. Este hongo produce, además, micotoxinas, que, de entrar en la cadena alimenticia, podrían representar un serio problema para la salud.

 Se están perdiendo aceleradamente variedades de semillas que los pequeños agricultores utilizaban para sembrar de año en año, guardándolas y compartiéndolas con otros productores. Esto es muy grave, porque las fuentes de diversidad para el mejoramiento genético son todas esas variedades adaptadas a muy diferentes condiciones de clima y suelo.

 La coexistencia entre cultivos transgénicos y no transgénicos es sumamente difícil, con los daños inherentes para los agricultores que no desean cultivar OGMs. En aquellos casos en que fuera técnicamente posible, se requerirían medidas muy costosas para evitar la contaminación y la mezcla y aumentarían los costos de producción de todos los agricultores, especialmente los de los pequeños y medianos.

 En Argentina, Brasil y Paraguay los bosques nativos están siendo desmontados para permitir el monocultivo de soja resistente al glifosfato, y a continuación del desmonte son aplicadas cantidades significativas de plaguicidas. El escurrimiento de esos agroquímicos hacia campos adyacentes y asentamientos humanos causa daños en la gente, las plantas y los animales, y envenena los recursos hídricos.

Y que pasa con los riesgos para la salud?

En cuanto a la presunta ausencia de riesgos debidos al cultivo y/o consumo de transgénicos hay suficiente información desde universidades, institutos de investigación y organizaciones no gubernamentales sobre problemas asociados, ya sea con dichos cultivos, con los herbicidas o plaguicidas utilizados, o con los efectos colaterales debidos al monocultivo en zonas muy extensas.

Si bien la toxicidad aguda del glifosato es muy baja: (la Organización Mundial de la Salud indica que la LD50 (dosis letal media) oral del glifosato puro es de 4,230 mg/kg), el principal problema es la toxicidad crónica. Es por eso que varios países, entre ellos los Estados Unidos, han re-clasificado el producto colocándolo entre los más peligrosos.

Actualmente, distintas investigaciones y relevamientos sobre los efectos del glifosato comunican lo siguiente:

 el glifosato por sí mismo tiene serios efectos tóxicos sobre la salud. Otros ingredientes o adyuvantes que componen su formulación, como AMPA (acido aminomethyl-phosphónico) aumentan su toxicidad.

 Se ha demostrado que este herbicida actúa como disruptor endócrino, y que produce defectos neurales y malformaciones craneofaciales. En el año 2009, el Profesor Andrés Carrasco (CONICET) dio a conocer sus investigaciones donde demostró que el glifosato causa malformaciones en embriones de ranas y pollos inyectados con dosis de 2.03 mg/kg glifosato; el máximo límite de residuo permitido en soja en Estados Unidos es de 20 mg/kg, o sea, 10 veces mayor. Esas malformaciones fueron de tipos similares a los vistos en los hijos de personas expuestas a dichos herbicidas.

 se observa un elevado índice de trastornos de neurocomportamiento en los hijos de los campesinos que trabajan con este herbicida.

 también podría estar asociado con algunos tipos de cáncer en humanos. Por ejemplo, en Argentina se ha observado un gran incremento en la incidencia de cáncer en poblaciones que viven cerca de campos cultivados con soja con transgenes para resistencia a glifosato.

Que efectos tiene el glufosinato de amonio, nuevo/viejo herbicida para el cual hay nuevos eventos para superar la resistencia?

El Dr Carrasco también ha hecho investigaciones con este herbicida y comunica que desde el año 1996 se sabe que el glufosinato altera la síntesis de neurotrasmisores porque es un bloqueante de un aminoácido importante para el sistema nervioso. Inhibe la acción de la enzima encargada de la síntesis de Glutamina produciendo un marcado desorden en los procesos fisiológicos de las células debido a una alta concentración de amoníaco en ellas, al tiempo que inhibe de manera acentuada la fotosíntesis.

Asimismo pruebas de laboratorio con mamíferos demostraron que este agroquímico puede provocar malformaciones congénitas.

Este herbicida fue incluido entre las 22 sustancias que la Unión Europea prohibiría próximamente por sus riesgos para la salud.

A pesar de todos estos resultados, desde los distintos medios de comunicación se nos sigue asegurando que los transgénicos no presentan riesgos.

Sin embargo, la industria aseguradora no ofrece seguros contra la posibilidad de daño ambiental catastrófico a largo plazo, porque – dice - carece de una ciencia de evaluación de riesgo predictiva con la cual juzgar el riesgo de una determinada introducción.

La contaminación ambiental no admite fronteras al igual que los ecosistemas naturales y por ello, los efectos negativos y los contaminantes no se circunscriben a los límites políticos demarcados.

Una vez que un evento ha sido liberado al ambiente, en caso de comportarse de manera diferente a lo previsto, no hay posibilidad de vuelta atrás.

La Unión Europea y distintos países sudafricanos han tratado de resistirse a este tipo de cultivos, con diversas legislaciones y moratorias. Aunque las superficies son infinitamente más pequeñas, los transgénicos también han logrado introducirse en varios países de ambos continentes.

Conscientes de esta grave perspectiva, muchos Estados han tratado de aplicar algunos principios que limiten el avance de estas nuevas tecnologías hasta que se pueda saber con cierto grado de certeza si los temores acerca de los riesgos y peligros son reales.

El Principio de Precaución ha sido uno de ellos. Este principio ya ha adquirido status político, por ejemplo, en el Protocolo de Cartagena Sobre Seguridad de la Biotecnología, del Convenio Sobre la Diversidad Biológica (29 de enero de 2000). Este instrumento legal fue firmado por la mayoría de los países intervinientes y ha sido ratificado hasta el momento por 159 países, y se encuentra en vigencia.

La República Argentina ha ratificado por Ley 24.375 el Convenio sobre la Diversidad Biológica suscripto en Río, pero no ratificó aún el Protocolo de Cartagena, al igual que U.S.A. y Canadá.

La República Argentina tiene otros documentos importantes en relación con el cuidado del medio ambiente:

 El artículo 41 de la Constitución Nacional modificada en 1994, incorporó el, que entre otras cosas dice: “….. el derecho de los habitantes a gozar de un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras y tienen el deber de preservarlo”.

 la Ley General del Ambiente nº 25.675/ 2002, muy completa y con buenos propósitos. Lamentablemente, hasta la fecha no ha sido reglamentada.

 También ya hay algunos fallos de la justicia como el amparo promovido por Salas, Dino y otros c/ la Provincia de Salta y el Estado Nacional de 2009 para lograr la suspensión del desmonte de aprox un millón de hectáreas.

 En 2009 ha habido una condena penal por fumigar agroquímicos cerca de poblados en la Provincia de Córdoba.

 En 2011 hubo un pedido de informes desde varios legisladores al Poder Ejecutivo acerca de porqué no se había ratificado todavía el Protocolo de Cartagena.

Tenemos instrumentos legales, pero son insuficientes. Mientras tanto en Argentina se ahondan los problemas ambientales así como la salud de la población, sobre todo la que vive próxima a las zonas donde se producen cultivos transgénicos.

Todos estos problemas tienen muy altos costos: la contaminación, la pérdida de biodiversidad, los daños a la salud, etc, no están incluidos en los presupuestos de producción propiamente dichos, y por lo tanto son pagados por toda la sociedad.

Ante esta situación, que podemos hacer?

 En primer lugar, exigir que se respeten las condiciones de aplicación de estos herbicidas: respetar las zonas pobladas y sus adyacencias evitando la fumigación aérea, no aplicar con viento (indicación tanto del fabricante como de las buenas prácticas), tener mucha precaución cuando se lavan los tanques y en dónde se lo hace, etc.

 Prohibir que se sigan desmontando zonas no aptas para la agricultura.

 Limitar el ingreso al mercado de nuevos eventos de transformación hasta que se tenga la certeza de su inocuidad.

El monocultivo y la agricultura de gran escala no son los únicos tipos de producción disponible.

Hay otros que son exitosos y amigables con el medio ambiente:

El Manejo Integrado de Plagas o Control Integrado de Plagas (que incluye a las malezas) es una estrategia que usa una gran variedad de métodos complementarios: físicos, mecánicos, químicos, biológicos, genéticos, legales y culturales para el control de plagas.

Estos métodos se aplican en tres etapas:

 Prevención

 Observación

 Aplicación

Es una estrategia ecológica que aspira a eliminar o al menos reducir el uso de plaguicidas y de minimizar el impacto al medio ambiente.

La agricultura biodinámica que es una agricultura orgánica, sustentable y respetuosa del entorno. Sus principios se sustentan (a juicio de la autora) en suposiciones espirituales sin fundamento científico. Pese a ello, la agricultura biodinámica es una realidad, y actualmente se practica en más de 50 países en todo el mundo y sus productos son muy demandados.

Una característica importante es la creencia de la influencia del cosmos en la agricultura, ya que para ella, las plantas, los animales, el hombre y el cosmos funcionan como un gran organismo agrícola en el que nada escapa al conocimiento.

La agricultura orgánica, Es un sistema de producción que trata de utilizar al máximo los recursos de la finca, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y la actividad biológica y al mismo tiempo, a minimizar el uso de los recursos no renovables y no utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos a fin de proteger el medio ambiente y la salud humana.

De amplio y continuo crecimiento a nivel mundial, tiene pautas bioéticas en sus normas de producción, incluyendo normas de bienestar animal.

Las decisiones que afectan al medio ambiente, tales como las relacionadas con la producción de alimentos, tienen claras implicancias éticas.

Necesitamos un ambiente sano tanto para vivir como para producir alimentos y materias primas imprescindibles, sin olvidarnos de dejarle a las futuras generaciones condiciones ambientales aptas para desarrollarse.

Ing. Agr. Lidia Adriana Gaivironsky

BIBLIOGRAFIA:

* Lachowicz, Marta M, y Gaivironsky, Lidia A.: “Transgénicos, una mirada desde la Bioética” Cuadernos de Bioética Nº 12/13. pp. 113–123 Editorial Ad Hoc, Buenos Aires, Argentina. 2006

* Lachowicz, Marta M, y Gaivironsky, Lidia A.: “El medio ambiente nos incluye a todos”. Ponencia presentada en las XV Jornadas Argentinas de Bioética: “Bioética y Derechos de los Pacientes”. Santa Rosa, La Pampa 27-29 de octubre, 2011.

* Zamora, Alfredo: La superficie mundial de OMGs crece 12 millones de hectáreas en 2011. Fundación ANTAMA http://fundacion-antama.org/la-superficie-mundial-de-cultivos-biotecnologicos-crece-12-millones-de-hectareas-en-2011/. Febrero de 2012

* La superficie mundial de cultivos transgénicos llega a 170 millones de hectáreas. http://www.redagricola.com/noticias/la-superficie-mundial-de-cultivos-transgenicos-llega-170-millones-de-hectareas

* Cultivos transgénicos y biodiversidad. Impacto mundial de los cultivos modificados genéticamente.

NABU-Bundesverband Naturschutzbund Deutschland (NABU) e.V.

http://www.naturland.de/fileadmin/MDB/documents/International/Espanol/NABU_Cultivos_trangenicos_y_biodiversidad.pdf

* Why GMOs Can Never be Safe. ISIS Report 22/07/13

http://www.i-sis.org.uk/Why_GMOs_Can_Never_be_Safe.php

* Declaración sobre las Responsabilidades de las Generaciones Actuales para con las Generaciones Futuras, adoptada el 12 de noviembre de 1997 por la Conferencia General de la UNESCO en su 29ª reunión.

* Ley No 25.675: Ley general del ambiente. Sancionada: Noviembre 6 de 2002. Promulgada parcialmente: Noviembre 27 de 2002, Argentina.

* Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Division de la Ética de las Ciencias y de las Tecnologías Sector de Ciencias Humanas y Sociales. © UNESCO, 2006, Francia.

www.unesco.org/shs/ethics

* Salas, Dino y otros c/ Salta, Provincia de y Estado Nacional s/ amparo. Suspensión de desmonte. Buenos Aires, 26 de marzo de 2009. S. 1144. XLIV.

* Orlando Andrada: Primera condena por fumigar con agroquímicos cerca de poblados. La Nación 22/08/2012.

                                                                                          

                           adnlinea.gif (9163 bytes)